Los porqués científicos del fenómeno fan en los adolescentes

Es cierto que el fenómeno fan es cada vez mayor tanto en numero de personas como en numero de áreas. En la época moderna el pionero en reclutar ejércitos de personas dispuestas a seguir incondicionalmente a un referente, es la música. Gente acampando, desmayándose y desviviéndose por ver a aquel o aquella cantante, aunque sea a una distancia de medio campo de fútbol.

Todo lo comentado en esta redacción esta unido a lo estudiado en el temario. La audiencia en la cultura de masa es el grupo de seguidores que el fenómeno fan reúne. Esta claro que este fenómeno surge a raíz de los medios de comunicación que les son soporte para darse a conocer. Además, la prensa mediática tiende a facilitar el éxito mediático (tanto positivo como negativo) del individuo.

Hay que dejar claro que el fenómeno fan es algo que no se le puede poner fecha de inicio, ya que hasta la religión es una área en la que esto sucedió hace ya siglos, o estados en los que el emperador tenía un numero importante de personas detrás capaces de seguirles hasta la saciedad. Un ejemplo extremo de el fenómeno fan es el de Corea del Norte. Todos hemos visto esos vídeos de norcoreanos llorando por la muerte de su emperador o emocionados por poder verle alguna vez en la vida.

Una palabra de referencia y de nuevo surgimiento de este fenómeno es lo que denominamos como “influencers” cuya definición se podría redactar como: “Persona que cuenta con cierta credibilidad sobre un tema concreto, y por su presencia e influencia en las redes sociales puede llegar a convertirse en un prescrito interesante para una marca”. Como hemos dado en clase, existe una diferenciación entre las audiencias, con lo que hay que analizar cual es el segmento de audiencia que mas nos interesa influir.

Un ejemplo claro que cuenta con muchos seguidores es “El rubius”. Es uno de los nuevos youtubers que cuenta con un séquito muy importante de adolescentes, niños y adultos que le dan una importancia a sus ideas, opiniones y gustos, y que lo convierte en “ejemplo a seguir”.

Y es que esa es la verdadera importancia de esas personas, la capacidad de influenciar en un grupo tan grande de gente (ya sea mediante YouTube, como con letras en caso de los cantantes) es debido a la admiración que sus seguidores tienen hacia ellos. Este “feeling” surge mayoritariamente por qué los fans ven a esa persona como idealizada, les aporta confianza y en muchos casos son seguidores incondicionales, que llevan a su día a día (mediante camisetas, pósters, redes sociales o fotografías) el seguimiento de las personas en cuestión.

El factor psicológico esta claro que juega un papel importante en los seguidores. La idealización, la emoción llevada al extremo en casos especiales, el sentirse cercano a ellos, es la razón principal por la que este grupo de personas se vuelcan con el famoso. Surge también un efecto “envidia sana” ya que en gran proporción siguen a personas que aparentan tener una vida perfecta.

Los personajes públicos (y mas aun en su ser 2.0) suben a la red su día a día de manera que reflejan tener una vida maravillosa. Snapchat, Instagram, Facebook, y otras muchas redes sociales, son un continuo contenedor de información de la vida personal pública siempre en connotación positiva de la misma. Soñar con ser como tu ídolo es lo que le da esa conexión entre emisor y receptor tan fuerte.

En el caso de los adolescentes son prioritarios los youtubers y los cantantes pop/rock. En el caso de los youtubers, los fans idealizan a esa persona por las acciones y opiniones que divulga, mientras que en los cantantes es debido a sentir que esa persona te entiende, porque sus letras comentan generalidades de adolescentes que viven la misma situación (amor, amigos, sueños…). Es decir, el factor sentimental tiene mayor peso en la música, mientras que en YouTube el entretenimiento).

La diferenciación entre sexos es evidente en las formas, pero no creo que en la cantidad. Hay menos prejuicios a la hora de que una mujer muestre sus sentimientos (en su círculo) a los hombres (que tienden a no mostrarlos tanto), pero no es cierto que esa admiración no sea la misma. Los casos extremos de gente acampando, llorando, desmallándose, se tienden a relacionarlos mas con las adolescentes que a ellos, pero no quiere decir que no se de en hombres.

Los hinchas radicales de los equipos de futbol (en su gran mayoría hombres) no se relacionan con este fenómeno, pero no dejan de ser seguidores capaces de violentarse contra el contrario, por defensa y amor a su camiseta. Es otra forma de llevar la euforia por tu ídolo, mucho mas violenta pero con la radicalización de sentimientos dándose de igual manera.

Por todo ello no creo que sea mayor los casos que se dan en chicas que en chicos.

Y mientras mas sigan avanzando las redes sociales, las TICs y la vida 2.0, más será la accesibilidad que tendrán para conectar con sus ídolos, así que este fenómeno avanzara todavía mas.

En mi opinión esta situación de endiosar a personas como YouTubers, futbolistas o cantantes es algo que puedo entender que suceda, pero que no me deja de parecer sorprender, y en parte entristecer, ya que nunca me he sentido identificado con ello. Justificar acciones poco éticas por entender que esa persona tiene mayor capacidad moral que los demás, es un camino erróneo que la sociedad acoge como normal. Diferenciar entre la vida normal y la vida 2.0, humanizar al personaje en cuestión, tendría que ser prioritario desde la adolescencia. Un caso bastante evidente es el de O.J. Simpson, cuyo juicio lo sentencio un jurado popular, seguidor incondicional del mismo.

Mientras los personajes públicos mas seguidos sean las personas que demuestran habilidades de todo tipo, menos culturales y científicas, seguiremos un camino a la demagogia socio-cultural bastante serio.

“Quien busca una persona ideal, no busca una persona, busca un ideal.”

Be Sociable, Share!