El camino… empieza en Santiago.

IMG_0457El camino de Santiago te cambia la vida. Es una de las afirmaciones más oídas por aquellos peregrinos que un día cualquiera, decidieron coger una mochila, unas zapatillas de monte, y se pusieron a andar durante todo el día.

En cualquier otra circunstancia, levantarse a las 5 de la mañana y andar durante 9 horas sería una idea de bombero, pero el camino convierte esa idea en algo mágico.

 

Mi primera experiencia como peregrino fue cuando cursaba 1º de Bachiller, en un grupo de tiempo libre del que ahora soy monitor, llamado Elkarbidea. 60 personas acompañadas de 5 monitores nos dispusimos a conquistar Santiago desde Astorga, pero no íbamos solos, ya que durante todo el camino sentíamos el calor de todos los que iban en nuestro mismo camino.

IMG_0461

A tres días de cumplir nuestro objetivo, sucedió algo trágico que marcaría y cambiaría lo establecido hasta ahora. Un terrible accidente de tren, se llevaría por delante a 80 personas. Este acontecimiento hizo que la entrada a la ciudad fuese completamente diferente, los vídeos de generaciones pasadas entrando a gritos y celebrando la llegada haciendo un “churro vasco”, se convirtió en algo mucho mas sentimental, mucho mas respetuoso. Un grupo de 65 personas entro en la plaza del Obradoiro haciendo una cadena humana, con la cabeza agachada por respeto a todos los fallecidos. Vestidos todos con la misma camiseta, con la temática del campamento de verano que realizaba el grupo de la ESO “Eurelka” y emocionados por haber cumplido el sueño que perseguían durante 13 días, el ser un grupo tan grande no pasaba desapercibido. TVE, Antena 3 sacaron en el telediario a este grupo de adolescentes que llamaban la atención sin buscarlo.IMG_0459

 

“Y por muchas cosas que aprendiésemos en los 250 kilómetros que recorrimos, el capítulo más importante fue en esa plaza, ahí nos dimos cuenta de que el verdadero camino, empezaba en Santiago.”

 

 

Esa huella que nos dejo esta experiencia (además de las que sufrieron nuestros píes) retumbo en mi el verano pasado, y como buen comunicador que quiere especializarse en persuasión, me dispuse a buscar compañía para repetir la experiencia. Unos pocos whatsapp desde la playa de Benicassim me bastaron para reunir a amigos que no conocían la experiencia, pero a los que les emocionó la idea.

IMG_0455

La ruta fue la misma que había hecho 4 años antes, pero ya no éramos 60 sino 6. La hora a la que poníamos el despertador era la misma, pero la de empezar a andar comenzaba 2/3 horas después de lo debido. Las paradas ya no eran de 5 minutos comiendo cacahuetes y chocolate, sino que buscábamos terrazas a la sombra en las que poder disfrutar de una Estrella Galicia. Las noches no eran en polideportivos junto a otras 200 personas, nos alojábamos en albergues públicos con un colchón “decente”.

Y por muchas diferencias que tuviese del primer al segundo camino, la lección fue la misma. No necesitas mas que ganas de seguir hacia adelante, algo de comida y buena compañía para estar bien. Que digo bien… ¡para estar de lujo!

Hay lecciones no escritas en los libros… y el camino es una de ellas.

IMG_0456

 

Etapas realizadas:

  1. Astorga – Foncebadón
  2. Foncebadón – Ponferrada
  3. Ponferrada – Villafranca del Bierzo
  4. Villafranca del Bierzo – O Cebreiro
  5. O Cebreiro – Triacastela
  6. Triacastela – Sarria
  7. Sarria – Portomarín
  8. Portomarín – Palas del Rei
  9. Palas del Rei – Arzua
  10. Arzua – Pedrouzo
  11. Pedrouzo – Santiago
Imagen de previsualización de YouTube

 

Be Sociable, Share!