Tasa de paro en España

Desde la llegada de la crisis al territorio español, la tasa de desempleo ha tendido a aumentar. Si bien, unos de los grandes desafíos de este país es el paro desde que se comenzó a medir en el año 1987 con el código de Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE 93). Desde entonces ha habido ciertos altibajos; la transición de los primeros ochenta, la incorporación de España a la Comunidad Económica Europea, la llegada de población inmigrante a finales de los noventa, etc. Todo ello influyó de manera positiva en la tasa de paro.
De hecho el desempleo comenzó a bajar en el primer trimestre de 2004 cuando comenzaba a gobernar José Luis Rodríguez Zapatero sucediendo a José María Aznar. Y siguió bajando hasta el segundo trimestres del año 2007, alcanzando así una histórica tasa de paso del 7,9%. Pero justo entonces estalló la crisis en Estados Unidos, que se contagiaría al resto del mundo pocos meses después.
Aquí comenzó una destrucción masiva de desempleo. La crisis financiera internacional unida a la propia crisis española (la crisis del ladrillo) provocaron los tres millones de parados a finales del año 2008 (ver gráfico).
En 2009 superó los 4 millones, lo que llevó al entonces ministro de trabajo, Celestino Corbacho, a admitir que el paro continuaría subiendo, para así acallar las voces de clamor que le llovía al ejecutivo por no reconocer la crisis que había.
Desde el 2010 hasta dos años después la tasa repuntó a valores históricos, llegando incluso a superar los 6 millones de parados a lo largo del año 2012. A partir del 2013 la tasa se ha reducido un poco más cerrando el año 2014 con 5.427.700 millones.
Como he mencionado anteriormente, la crisis internacional dañó nuestra economía que ya de por sí era débil. Sabemos que los dos pilares fundamentales siempre han sido la construcción y el turismo. Pero ¿podrá España salir de la crisis tirando sólo del turismo? Es posible que el turismo ayude algún trimestre a bajar la tasa sobre todo cuando es temporada alta, pero lo verdaderamente importantes es encontrar un pilar fuerte al que aferrarse a largo plazo. Hay voces que apuestan por potenciar las energías renovables para sacar a España de la crisis. Las plantas eólicas, mareomotrices o de biomasa son recursos muy buenos y poco explotados en nuestro país. Es una excelente idea y sería de gran ayuda explotar algo propio y nacional para combatir la crisis y así hacer frente al cambio climático.

ANÁLISIS TASA PARO POR COMUNIDADES AUTÓNOMAS

En cuanto al análisis del desglose del paro por las comunidades autónomas podemos apreciar en la tabla los datos obtenidos de la EPA que se corresponden con el último trimestre del año 2014. En donde se ve una aventajada situación de comunidades autónomas como por ejemplo la del País Vasco con sólo una tasa de paro del 16,6%, la más baja de toda España.
Como siempre, todos los años cuando la EPA publica dicho informe la pregunta es la misma; ¿por qué en el norte de España hay menos paro que en el sur? Por ejemplo, en el País Vasco un estudio reciente señala que es la autonomía donde la crisis ha tenido un impacto menos negativo. Esto ha sido posible a que antes de la crisis contaba ya con una alta renta per cápita, un elevado nivel de industrialización, una buena dotación de capital humano y una menor tasa de paro.
Además las políticas públicas y privadas desarrolladas en esa región han hecho posible una inversión mantenida a largo plazo en I+D.
Otro dato que publicó Funcas hace aproximadamente 1 año, es el tema de la educación. La población activa vasca tiene los mejores niveles educativos de toda España. Lo que hace posible la participación en el mercado laboral, el acceso al empleo, el obtener una remuneración, etc.
No obstante, si observamos las comunidades más castigadas, Andalucía siempre encabeza la lista. Varios estudios achacan la inconsistencia del empleo a la fragilidad de dos de los sectores en los que se apoya: el sector servicios (comercio y turismo) y la construcción. De hecho más del 50% de los parados pertenecen a estos sectores.
Asimismo, el nivel académico es un punto en contra. Pues más de la mitad de la población activa andaluza (58%) sólo tiene estudios básicos frente a un 18% con estudios superiores y un 28,92% con estudios medios.
Estas cuestiones son tan importantes como para volver a abrir el debate sobre la educación en nuestro país ahora justamente. Es necesario crear un pacto sobre la educación ya que es un problema ciertamente preocupante.

Be Sociable, Share!