En las redes sociales “todos somos alguien”

Todos somos alguien. En la vida real y en las redes sociales. Estas herramientas forman ya inexorablemente parte de la existencia cotidiana de la mayoría de los seres humanos alrededor del globo. De esa manera, es posible descubrir quién es quién en este mundo digital. Los estudiosos Petter Bae Brandtzaeg y Jan Heim identificaron cinco categorías en las cuales dividir a los usuarios de las redes sociales según sus comportamientos. A continuación ofrecemos algunos ejemplos.

Captura de pantalla 2019-05-07 a las 14.19.31

Debatidores: Como Luis Fernándo Pérez Bustamante (@luisperezbus), quien se presenta como “Católico tradicionalista, casado, padre de tres hijos y abuelo de un nieto. Cuenta personal, no profesional”. Sigue a 1450 personas y le siguen 4663. Desde septiembre de 2018 tiene un tuit fijado con la imagen del Papa San Pío X y la frase: “Los verdaderos amigos del pueblo no son ni revolucionarios, ni innovadores sino tradicionalistas”. Su cuenta se distribuye entre retuiteos a noticias mayoritariamente religiosas, publicadas casi en su totalidad por el sitio web InfoCatólica (del cuál él mismo fue director durante un tiempo), y mensajes polémicos sobre la actualidad española, como por ejemplo el más reciente: “Casado es tan cobarde que le gustaría abstenerse en la investidura de Sánchez pero le pide a Rivera que lo haga. ¿y este era el que iba a reverdecer el PP?”.

Mirones: Como Diego Fernández (@DiegoF), cuyo perfil cuenta con apenas 57 seguidores pero él mismo sigue a unas 679 personas. Su biografía no lleva datos. Su último tuit data del 20 de julio de 2017 y, después, prácticamente no existen otros mensajes. En su cuenta aparecen contados “me gusta” y retuits, sin mayor movimiento, tanto que su perfil parece más bien el de un bot. Su foto de cuenta es una imagen genérica, de esas que se encuentran navegando en internet (el dibujo de un paisaje). Pero cuando lo encuentras físicamente en alguna reunión o fiesta te cuenta exactamente todo lo que ocurre con sus “amigos”, incluso aquellos que no conoce en persona. Sabe explicar, con lujo de detalles, las situaciones de cada uno e incluso cuáles fueron los diversos desenlaces.

Captura de pantalla 2019-05-07 a las 14.28.10Socializadores: Como Marcelo Larraquy (@mlarraquy), periodista que trabajaba en la sección de investigaciones especiales del diario argentino Clarín y desde hace algunos meses cambió el perfil de su cuenta de Twitter, donde sigue a 1916 personas y lo siguen 21,9 mil. Se presenta como autor de 11 libros, historiador de la Universidad de Buenos Aires además de “corredor de montaña”. Actualmente está realizando un viaje alrededor del Reino Unido y por eso sus mensajes están centrados en las ciudades que visita, los pubs que conoce, mochilas, viajes en tren, paisajes del campo inglés y toda una serie de detalles relacionados con su experiencia personal. Cada tanto entable diálogos con seguidores, sobre todo aquellos que leen sus libros y comparten algunas de sus experiencias. Si bien antes podía ser considerado “activo”, ahora ya es completamente socializador.

Esporádicos: Como Sandra Di Bella (@Sandrita12), en cuyo perfil se presenta como “profesionista” y “apasionada arquitecta”. Su último tuit data de dos meses atrás y en él comparte la portada de una revista sobre diseño de interiores y casas. Había tuiteado cinco semanas antes información sobre un congreso de arquitectura en Madrid y casi todos sus mensajes (espaciados en el tiempo) tienen que ver con su trabajo. Aparecen también algunas contadas fotografías de monumentos y edificios, siempre concentradas en los detalles de diseño y tendencias arquitectónicas. En alguno de los tuits pide datos a una asociación de arquitectos de Barcelona sobre proyectos vinculados con su área de desarrollo profesional.

Captura de pantalla 2019-05-07 a las 14.18.57

Activos: Como Lucas Morando (@morandolucas), periodista argentino y director del sitio web bigbangnews.com. Pese a contar con 29,8 mil seguidores y seguir a unos 2961, utiliza su perfil en la red social Twitter no solamente para difundir noticias del portal que dirige o comentar informaciones de otros medios de comunicación, también usa la red para transmitir pensamientos personales, experiencias diversas, comunicar con amigos y entablar diálogos con algunos de sus seguidores; con uno de ellos realizó hace unos días el reto de la portada del libro favorito. Tiene una alta participación, con varios tuits cada día (algo comprensible considerando su profesión), pero alterna el uso que da a la herramienta entre la información, la recreación y los vínculos sociales.

Be Sociable, Share!