¿Quién piensa en los niños-estrellas?

Las televisiones buscan ganar audiencia para así aumentar sus beneficios en anunciantes. Desde que nacieron las televisiones privadas, la competencia por la audiencia ha avanzado. Cada cadena retransmite su reality show o programas estrellas en la franja horaria del prime time, como por ejemplo, Gran Hermano, OT, La Voz, El hormiguero, Master Chef,etc.

Pues bien, en la actualidad se ha dado un giro en la programación y las cadenas han optado por realizar una edición dedicado para niños en algunos de estos programas televisivos.En el caso de la Voz Kids se retransmite los viernes, ya que los niños no tienen que madrugar al día siguiente para ir al cole y así consiguen más audiencia.

En el texto se reflejan los datos del éxito de estos programas infantiles:  “Master Chef junior llegó a alcanzar los 4,4 millones de espectadores en la final y arrasó en redes sociales, donde lideró el share cada noche, con más del 80%”. “La Voz Kids se convirtió en el programa de entretenimiento más visto desde 2012 en Telecinco y superó la media de espectadores de la cadena en más del doble (con 5.156.000). Alcanzó 7.534.000 en la semifinal.”

Estos tipos de programas son un éxito para las cadenas, ya que la audiencia se hace partícipe de la espontaneidad de los niños, de su carisma, de su naturalidad para hablar sin miedo al qué dirán y por supuesto de su potencial como cantante, artista, cocinero a esa temprana edad. El caso de María Parrado tras haber ganado la Voz Kids 1 es uno de los más conocidos. Actualmente, la joven de 15 años se encuentra en la discográfica de Universal Music Group. También está colaborando de jurado en el programa Fenómeno Fan retransmitido por Disney Channel. Aimar San Miguel tiene su propio programa de cocina en Disney Channel.

Son casos de niños estrellas que deben de saber llevar esta fama. Como afirma Miguel Sáiz en el texto “deben saber llevar el éxito y estar preparado para los fracasos o frustración si no llegan de mayor”. El entorno que les rodea y su familia deben quitarle la presión cuando salen al escenario y no exigirle como si fueran adultos, porque pueden afectar a su desarrollo y a su madurez.

Por otro lado, el proceso del casting  de estos programas suele ser duro ya que son niños y tienen muchas ilusiones en salir a la tele y conseguir esa popularidad. Este proceso es el más duro para el jurado según Susana Pérez , productora ejecutiva de Boomerang Tv. También, que Malú , David Bisbal o Antonio Orozco elijan y eliminen debe ser muy difícil para ellos ya que pueden frustrar a los niños tras su eliminación. El mero hecho de verse en la popularidad de la tele a la eliminación y a seguir siendo un niño normal puede tener consecuencias como buscar la fama a toda costa. Pero,  no significa que no puedan conseguir los sueños que se propongan en un futuro. Tal es el caso de los hermanos Jesús y Daniel que fueron eliminados en las semifinales y ahora son uno de los cantantes jóvenes más populares de España: Los Gemeliers.

Otro caso muy famoso fue la victoria en Eurovisión Junior  de la española María Isabel en 2004 y que compaginó sus estudios universitarios con ser cantante y compositora. Al año siguiente, en 2005 Antonio José quedó en segundo puesto en Eurovisión Junior. 11 años después en 2016 consiguió su sueño y se alzó con la victoria en la Voz y consiguió de nuevo relanzar su carrera musical.

Lógicamente, todos los jóvenes no llegarán al éxito pero lo importante es que disfruten de las experiencias y del aprendizaje en esos programas. Los padres deben ser sinceros y educarles para que aprendan pero no para una obsesión de llegar a ser cantantes profesionales con 14 años ni para conseguir dinero (aunque los hay).

La audiencia es fiel a este tipo de programas de entretenimiento porque tiene ese sensación de unión de la familia. También en los adultos les hace viajar a esa edad que recuerdan con ternura y sin preocupaciones ni problemas. Como se recalca en el texto, estos programas de niños satisfacen las necesidades de evasión, pero desde el punto de vista cognitivo son lo más básico: requieren muy poco esfuerzo y una mínima reacción mental». En esta zona de confort, el espectador se siente seguro soñando con aquello que fue y ya no puede ser.

La televisiones españolas continuarán programando este tipo de concursos ya que es una rentabilidad económica casi asegurada. “Los niños apelan a las emociones, por lo que siempre la publicidad y la tele los han ‘utilizado’ para crear vínculos con el espectador-comprador” como dice Patrizia Gea, consultora de marketing emocional en La  Escuela de La Buena Suerte. Esto hace que surjan muchos anunciantes en estos tipos de programas para conseguir llegar al mayor público objetivo posible. Como recordamos en los apuntes, los medios provocan efectos en la sociedad y en los individuos. Los medios envían mensajes con publicidad subliminal a la audiencia que influyen en la decisión de elegir unos productos que otros. También influyen en nuestras emociones, en nuestras creencias y en nuestros gustos.

 

Be Sociable, Share!