La radio tradicional se conecta a Internet

La incontenible proliferación de Internet ha afectado de manera considerable a todos los medios de comunicación tradicionales. En los últimos años, la naturaleza de la radio se ha visto profundamente alterada con el objetivo de adaptar su estructura y contenidos al espacio Web.

Tal y como definen los autores del artículo propuesto, ‘la radio generalista española muestra un interés cada vez mayor hacia la red […] mejorando su presentación y diseño para favorecer la interactividad y el uso de los recursos multimedia’ (Martínez, Moreno y  Amoedo, p. 167). Resulta evidente que la comunicación radiofónica debe adaptarse a los nuevos formatos de producción y programación para contentar a unas audiencias cada vez más exigentes y diversificadas. El medio sonoro y unisensorial por excelencia ha tenido que hacer frente a las demandas de una sociedad permanentemente conectada a la red. De este modo, la incorporación de las características propias del medio digital al modelo radiofónico convencional son ya una realidad. En primer lugar, podemos destacar el concepto de streaming o emisión en tiempo real a través de Internet. La mayoría de radios generalistas disponen de página web propia donde emiten su programación, ofreciendo al oyente la posibilidad de seguir los contenidos tanto por el sistema tradicional como a través de la Red. Otro concepto clave que define a la radio digital es el podcast, que consiste en la publicación y almacenamiento de un archivo en Internet, acompañado de un código RSS que permite al usuario suscribirse al contenido y recibir las actualizaciones. La principal diferencia con el streaming es que el usuario no necesita estar en línea para acceder al archivo, únicamente durante la descarga de contenidos.

En el caso concreto del programa deportivo Tiempo de Juego (Cadena Cope) su página web permite al usuario la libre descarga de podcasts, ofreciendo de este modo la posibilidad de escuchar entrevistas, reportajes o noticias en el momento y lugar que el usuario desee. De igual forma, la oportunidad de seguir la emisión en streaming es otra de las posibilidades que ofrece esta emisora generalista, adquiriendo de este modo una dimensión multimedia que amplía su espacio de influencia.

En lo que respecta al modelo de producción, ‘no predomina el criterio de la última hora en la renovación de las noticias, sino la facilidad de acceso o usabilidad y la jerarquización temática de contenidos’ (Martínez, Moreno y  Amoedo, 2012, p. 167). Si bien es cierto que Internet ofrece un enorme abanico de posibilidades en cuanto a inmediatez y fugacidad, la radio generalista tradicional prioriza la facilidad por la que el usuario navega por los contenidos de su web en lugar  de la continua renovación de noticias, más ligada a la emisión en antena. En este sentido, Tiempo de Juego apuesta por un ámbito intermedio, ofreciendo los contenidos deportivos semanales más relevantes al mismo tiempo que incluye la sección ‘minuto a minuto’ cuando hay eventos en directo. En línea con las ideas de Martínez, Moreno y Amoedo, parece acertado afirmar que ‘las cadenas generalistas españolas no aprovechan la posibilidad de renovación que permite la red’ (2012, p. 173). Una de  las principales características que definen la Web es la instantaneidad, la capacidad casi simultánea de ofrecer contenido actualizado de manera ininterrumpida. En este aspecto, la radio tradicional no explota completamente los recursos facilitados por la Web. La emisión en tiempo real de la radio convencional no tiene el mismo calado en el formato digital, aunque cada vez las cadenas dedican más esfuerzos técnicos y económicos en equiparar ambos espacios para una mejor cobertura informativa.

Estos cambios significativos se aprecian también en el modelo de programación, completamente renovado con la irrupción de Internet en la radio tradicional. La oferta radiofónica hace que ‘cada usuario configure una navegación temática y audición personalizada de entre la propuesta de contenidos en directo y diferido que la cadena ofrezca al oyente en Internet’. (Martínez, Moreno y  Amoedo, 2012, p. 173). Es decir, la adaptación al usuario actúa como un valor diferencial, apostando por una programación más variada en consonancia a los gustos y preferencias del público. Además, las restricciones temporales desaparecen en la radio en Internet, aumentando de este modo la fidelización hacia determinados espacios radiofónicos. Para ello, resulta imprescindible el uso de todas las herramientas disponibles; redes sociales, participación de la propia audiencia, creación de comunidades, etc.

En conclusión, se puede afirmar que la radio tradicional se enfrenta al continuo desafío de adaptar su estructura a la Red. Las posibilidades que ofrece Internet son prácticamente ilimitadas en lo referente a interactividad, participación y contenidos. No obstante, es la propia emisora quien debe hallar el mejor modo de captar el interés de su público objetivo haciendo uso de dichos recursos. Hoy en día, la presencia de nuevos dispositivos de consumo como móviles o tabletas han modificado sustancialmente los hábitos y modos de escucha. En consecuencia, el enfoque multimedia, la universalidad en el soporte o el consumo activo de mensajes representan aspectos determinantes que configuran la radio en Internet. La paulatina adaptación a la convergencia digital por parte de los medios de comunicación, concretamente la radio generalista, configura un proceso de aprendizaje y desarrollo que tiene como finalidad encajar en el nuevo entorno comunicativo.

Be Sociable, Share!