Libertad de elegir – Por Milton & Rose Friedman

Milton Friedman, es considerado por muchos uno de los economistas más influyentes del SXX.

Hijo de inmigrantes judíos, nació en Nueva York en 1912 viviendo de primera mano el crack del 29 y la crisis de los años treinta siendo un estudiante de matemáticas y económicas en la Universidad de Chicago.

Profesor, investigador y reputado asesor económico para diferentes presidentes de los Estados Unidos tales como Richard Nixon, Ronald Reagan, George W. Bush.

También asesoró a dirigentes de otros países como fue Margaret Thatcher en Gran Bretaña. En Chile fue inspiración e influencia para los economistas del régimen dictatorial de Augusto Pinochet.

Cuatro años más tarde, en 1980, Milton y Rose (mujer de Milton) escribieron el libro   “Libertad de elegir”. El libro tuvo gran repercusión, convirtiéndose en el libro de no ficción más vendido de 1980.

Libertad de elegir, introduce al lector de manera fácil en el mundo de la economía estadounidense exponiendo, analizando y evaluando los pros y contras del control gubernamental en los negocios, mercados monetarios, educación, salud, energía etc.

El libro se estructura en tres grandes temas. Los tres primeros capítulos se dedican a analizar el poder de una economía de mercado, y también cómo una economía controlada representa un peligro para un país, otros capítulos están dedicados a la evaluación de la economía estadounidense, destacando su rechazo al socialismo y criticando la expansión del estado de bienestar. Finalmente, los tres últimos capítulos exploran las tendencias recientes de la inflación y el sistema de precios.

En el libro, uno de los capítulos más debatidos por su permanente actualidad en el devenir cíclico de la economía capitalista es la inflación.

Vamos a ir desgranando esta cuestión punto por punto, desde su significado, orígenes, cómo actúa, consecuencias, soluciones, etc.

Friedman define la inflación como un fenómeno monetario, provocado por un crecimiento mayor de la cantidad de dinero que de la producción.

Si la cantidad total de bienes y servicios para la venta (producción) aumentara al mismo ritmo que la cantidad de dinero, los precios serían bastante estables. La inflación se produce cuando la cantidad de dinero en circulación supera significativamente a la producción, y cuanto mayor es la disparidad, mayor es la inflación.

En el comienzo de las inflaciones los efectos positivos son los primeros en llegar, el dinero “en papel” se crea y circula haciendo que la población consuma despreocupadamente. Tras este primer estadio optimista, debido al desajuste entre el papel y los bienes reales, los precios suben y en consecuencia, al subir el coste de las producciones los despidos comienzan ya que a las empresas les resulta dificultoso pagar a sus empleados para conseguir los márgenes de ganancias, llega el desempleo.

Según el economista, el gobierno americano ha culpado de la inflación al consumo descontrolado, a los sindicatos que abogan por subidas desmesuradas de sueldos para los trabajadores, a los magnates del petróleo de los países árabes que cuadruplicaron el precio del petróleo, etc. No obstante, Friedman, no cree que los factores anteriormente citados sean los culpables de la inflación sino a los gobiernos que hacen funcionar la máquina de imprimir billetes y a los ciudadanos ya que piden a los gobiernos que aumenten el gasto social para ser adjudicatarios de beneficios con el dinero pagado por otros o como cita también el economista: “queremos comprar barato los productos de otros pero queremos vender caros los nuestros” .

La cura de la inflación necesita de una política persistente que se base en una economía de mercado libre sin control de precios y salarios por parte del gobierno, aceptando que durante un periodo de alrededor de 5 años se experimentara un desempleo relativamente alto , un crecimiento relativamente bajo y llevado a cabo una reducción del gasto gubernamental y de tasa de crecimiento monetario. Esta acción llevará al equilibrio entre el dinero en “papel” y los bienes reales.

Otro de los temas expuestos por el matrimonio Friedman en el libro, es el moderno estado del bienestar.

Resumiría la teoría de Friedman sobre el estado del bienestar parafraseando: “ Nothing is free”, aunque, a buen seguro, el economista acuñaría el refrán español: “Nadie da duros a cuatro pesetas”.

Aunque los seguros sociales ya fueron implementados en el S XIX por el canciller y aristócrata alemán Otto Von Bismarck, Friedman, considera a Roosevelt como el gran padre del sistema de gobierno intervencionista y protector que es en cierta manera raíz y motor del modelo actual del modelo del bienestar americano.

En su libro, Friedman comprende y justifica al presidente Roosevelt con las decisiones tomadas en el “New Deal” , ya que la gran depresión llevó a la miseria a millones de estadounidenses. Roosevelt y “su grupo de cerebros de Harvard” tuvieron la habilidad y la intrepidez de diseñar un plan para, a través de crear empleo gubernamental y fuertes políticas de ayudas sociales, paliar los duros efectos de la gran depresión.

No obstante, pasado el tiempo de recuperación, el economista no entiende el papel intervencionista del estado, criticando el pago masivo de impuestos que han de pagar los ciudadanos para mantener el gigantesco y costoso ente burocrático que supone tener el estado de bienestar, basado en cargas impositivas a los trabajadores para mantener a las “clases menos beneficiadas”, revirtiendo el dinero que pagan unos en beneficios de otros.

Friedman expone que un individuo tiene cuatro maneras de gastar dinero: (1) gastar su dinero en sí mismo; (2) gastar su dinero en alguien más; (3) gastar el dinero de alguien más en ti mismo; (4) gastar el dinero de otra persona en otra persona.

Cuando gasta su dinero en sí mismo, el individuo tiene la libertad de elegir en qué invertir o gastar su propio dinero, siendo consciente del costo que tiene cada céntimo al ser máximo responsable de su gestión o beneficio. En el segundo caso, gastar el dinero en alguien más el individuo también decide, por ejemplo haciendo un regalo, a quien se lo quiere hacer, en qué lo quiere gastar y cuánto quiere gastar.

En el tercer y cuarto caso, al no ser el dinero del individuo, ni tener éste responsabilidad sobre él, no tiene ningún incentivo para sacar máximo provecho del mismo. Acorde al razonamiento de Friedman, tanto el tercer como cuarto caso, representan a los programas de bienestar del estado. Y aunque en el mejor de los casos, las intenciones sean buenas y con estas medidas se intente procurar la igualdad, estos proyectos son susceptibles de caer en manos que gestionen el dinero de manera poco provechosa, derrochadora o fraudulenta.

Sin olvidar que en este tipo de sociedades, hay dos tipos de ciudadanos: los benefactores, que son contribuyente y los beneficiados, que etiquetados por el estado como “clases desfavorecidas” que reciben ayuda del gobierno ( con los recursos de los demás) quedando exentos de trabajar o sin tener la necesidad de cambiar su modo de vivir para poder ser de alguna manera más autónomos.

Por esto, Friedman, aboga por un mercado libre, que haga fluir las energías y habilidades de los seres humanos para realizar sus aspiraciones y cumplir con su potencial. De esta manera, el igualitarismo estará en manos de todos los que luchan por un beneficio individual que al final, revertirá en un beneficio para todos (acorde también a la teoría del economista Adam Smith).

Han pasado casi cuatro décadas desde que Milton Friedman publicara su libro “Libertad de elegir” y la pregunta: ¿ Es sostenible el actual sistema de bienestar?, sigue estando de actualidad.

Bajo mi punto de vista he de decir que depende: Depende de las leyes fiscales y del grado de corruptibilidad del gobierno y de la sociedad de cada país.

Si nos fijamos en el modelo de bienestar escandinavo/nórdico, observamos que tienen un alto nivel de impuestos, sin olvidar que también tienen los sueldos más altos del mundo. El 45% – 50% de su salario pasa a las arcas del Estado, no obstante, las prestaciones de los Estados en países como Dinamarca (por poner un ejemplo de los mejores y más equitativos estados del bienestar del mundo) son las siguientes:

– Educación gratuita de alta calidad (colegios, universidades, etc.)

– Subsidio del estado para la educación (subsidio mensual para todos los estudiantes mayores de edad: – – 5384 coronas danesas/725 euros)

– Servicio médico gratuito de alta calidad

– Estancia gratuita en hospitales, también en los partos

– No hay peajes

– Jubilación

– Asistencia social

– Subsidio de vivienda para personas con salarios bajos

– Permiso por maternidad: 1 año (6 meses con salario completo)

¿ Cómo se consigue este nivel de calidad? Con un alto nivel de compromiso tanto político como ciudadano. Como vemos en esta tabla, Dinamarca, se encuentra en el primer puesto de nivel de transparencia política de los países de la UE.

 

Captura de pantalla 2017-02-01 a las 20.39.22

Los daneses, consideran muy importante el pago de impuestos y aunque no he obtenido datos sobre evasión fiscal, es muy significativa esta información proporcionada por la embajada de Dinamarca:

“Cuando en 2007 el gobierno anunció una reducción de los impuestos, se convocaron huelgas y grandes manifestaciones populares pidiendo mayor prioridad a las condiciones sociales, los servicios públicos como la educación y la salud y el bienestar de la gente con el eslogan “Sí, al bienestar para todos – No a la reducción de impuestos”. Un 30% de la población opinó en 2009 que los impuestos municipales deben ser elevados al nivel de antes para enfrentar la crisis. ”

Este estado del bienestar en países como Dinamarca, sí es sostenible.

Por el contrario, en España, el nivel de impuestos ha subido significativamente (sobre todo con el aumento del IVA).

Como se puede observar en la gráfica, España se sitúa en los países con los impuestos más altos, si bien es cierto que existen deducciones, como por ejemplo: deducción por alquiler de vivienda habitual, por adquisición de vivienda habitual, por donativos, por actuaciones para la protección del Patrimonio Histórico Español y el Patrimonio Mundial, por planes de pensiones, etc.

Captura de pantalla 2017-02-01 a las 20.39.39

 

Pero sucede, que el nivel de evasión fiscal en España es muy alto, acorde al dato de cierre del año 2015, la economía sumergida representaba en España un 18,2% del Producto Interior Bruto (PIB) o, lo que es lo mismo, 189.491 millones de euros. Esta, ha repuntado desde la crisis debido a varios factores: alta tasa de paro, deterioro de las condiciones laborales, corrupción generalizada en empresas, administraciones públicas y gobierno.

Los recortes en sectores como sanidad, educación, política social, rescates con dinero público a la banca, a autopistas de construcción y gestión privada, distribución desigual de la riqueza con etc, es un revulsivo para acabar con la corrupción de la ciudadanía.

Con todos los datos anteriormente citados, está claro que la sociedad de bienestar en España se encuentra cada vez más, en la cuerda floja,

Así no, en países como España, no es sostenible el estado de bienestar.

 

 

 

 

 

 

 

 

Bibliografía

http://transparencia.org.es/wp-content/uploads/2017/01/aspectos_destacados_ipc-2016.pdf

https://es.wikipedia.org/wiki/Milton_Friedman

https://www.youtube.com/watch?v=f1Fj5tzuYBE

http://www.elmundo.es/economia/2015/12/08/5665e8a0e2704e1a318b4638.html

https://repositorio.unican.es/xmlui/bitstream/handle/10902/5178/%5B2%5DGutierrezMartinezAna.pdf?sequence=1

http://ctxt.es/es/20151209/Politica/3293/Eurodad-informe-evasion-fiscal-Espa%C3%B1a-UE-Hacienda-multinacionales.htm

http://www.elmundo.es/economia/2015/12/08/5665e8a0e2704e1a318b4638.html

Be Sociable, Share!