Periodismo iterativo como forma de abordar la actualidad

Internet nace para el gran público a principio de los 90 del pasado siglo como un medio de comunicación entre universidades repartidas a lo largo de Estados Unidos. Es lógico pensar que ese espíritu fuera recogido por los propios medios de comunicación. Adaptar los formatos periodísticos fue (y es) una tarea titánica, más por la reticencia de los propios periodistas que por la capacidad de los consumidores de medios. Una vez pasado el período lógico de adaptación al nuevo soporte digital, el público estaba listo para consumir nuevos formatos, estilos y géneros, pero los medios de comunicación seguían con disquisiciones que solo ralentizaban su crisis, como si adaptar la redacción tradicional con la digital o replicar las noticias del papel en la web. Hablamos de la primera década del siglo XXI.

Portada del New York Times de diciembre de 1996

Portada del New York Times de diciembre de 1996. Fuente.

Tuvo que ocurrir la revolución del social media y la incorporación de nuevos soportes móviles (smartphones y tablets) y, por qué no decirlo, la bajada radical de ingresos en publicidad, para que los medios afrontaran la realidad: el público exigía formatos nuevos y le daba igual cómo. El problema era que nadie sabía qué perduraría y qué se quedaría por el camino.

No pensamos que el periodismo iterativo fuera una idea planeada desde cero. Simplemente surgió como necesidad y solución a esta demanda: desarrollar un hecho noticioso desde todos los ángulos con la característica de la inmediatez que ofrecen las redes sociales y las reglas profesionales del periodismo, como contrapartida al auge parcial de la blogosfera, donde cualquiera de ese gran público que hemos mencionado antes puede erigirse como portador de la verdad contemplando solo una parte de la misma. Se entiende que, dentro de esas reglas profesionales del periodismo, se encuentra la posibilidad de rectificación como solución a los parámetros de la inmediatez. A problemas nuevos, soluciones nuevas, aunque con 20 años de retraso.

Este mítico vídeo de The Guardian de 2012 es la declaración de intenciones de lo que los nuevos medios pretendían experimentar al adaptarse a la nueva realidad: contemplar la “imagen entera” (the whole picture).

PRnoticias: “La esfera pública modifica el escenario. El lector de los nuevos medios es actor y protagonista de los hechos de este cuento periodístico del siglo XXI”.

Vamos a ver algunos ejemplos recientes de periodismo iterativo.

Puntual organizado

Se corresponde con una crónica literal de un hecho noticioso, con un principio y un final definidos. Por ejemplo, el seguimiento de El Plural a la rueda de prensa de Pedro Sánchez tras su reunión con Quim Torra el 6 de febrero de 2020.

Captura

Este seguimiento minuto a minuto es habitual en los eventos deportivos. Por ejemplo, el que realizó La Vanguardia al Barcelona – Real Madrid el 29 diciembre de 2019.

Captura I

Este tipo de seguimiento casa muy bien con el formato de la red social Twitter, ya que son mensajes muy cortos con posibilidad de incluir enlaces a imágenes y vídeos. Sin embargo, en el periodismo iterativo que practica Televisión Española se prefiere realizar la crónica independiente de la narración en Twitter. El día 8 de marzo de 2020, la cuenta de Twitter de RTVE dedicó menos de la mitad de sus tuits a las manifestaciones por el día de la mujer.

Captura III

Sin embargo, sí dedicó una crónica al minuto a las diferentes manifestaciones que ocurrieron en el país, incluyendo vídeos propios, imágenes e incluso enlaces a tuits, propios y ajenos.

Captura II

Puntual espontáneo

En este caso, el hecho noticioso surge sin previo aviso. Además de las catástrofes naturales, un buen ejemplo son las declaraciones desafortunadas de algún político o similar, que pueden provocar investigaciones, reflexiones o declaraciones posteriores, por ejemplo.

Estos días de 2020 estamos viviendo una sucesión continua de ruedas de prensa del Gobierno y Consejos de Ministros diarios, así como la presencia semanal del Presidente del Gobierno.  Es normal y esperable que en algún momento se diga algo que no se debe o que provoque rectificaciones posteriores. Por ejemplo, las declaraciones del 20 de marzo del ministro de Ciencia, Pedro Duque, en las que afirmaba: “Los investigadores españoles comenzaron a trabajar de forma intensa en cuanto se conoció esta enfermedad, en el mes de enero”.

Estas declaraciones provocaron un alud de opiniones en muchos medios, sobre todo en aquellos cuya línea editorial no casa con la línea del Gobierno actual, ejerciendo la licitud del periodismo iterativo de publicar primero y contrastar después, solo que obviando la segunda parte.

Captura IV

Discontinuo organizado

En este caso, el periodismo iterativo va publicando la información que se va conociendo poco a poco, con previsión de lo que ocurrirá en un futuro. Algo así como un monográfico sobre un tema que se va explotando. Como se ha dicho más arriba, las continuas ruedas de prensa y Consejos de Ministros serían un buen ejemplo. Otro sería la información relacionada con eventos recurrentes, como la entrega de los premios Oscar.

Captura V

Discontinuo espontáneo

Se produce cuando el hecho noticioso no está en agenda pero tiene tanto impacto que se alarga en el tiempo. Puede ocurrir por filtraciones, exclusivas o incluso deslices verbales. Se entiende que pasa a la relevancia informativa por la importancia que le dan los actores, los medios o la opinión pública.

Un caso muy reciente fue el desliz de José Manuel Santiago Marín, segundo jefe del Estado Mayor del Mando de Operaciones de la Guardia Civil, cuando afirmó en rueda de prensa: “Entre las distintas misiones de la Benemérita se encuentra la de minimizar el clima contrario a la gestión de crisis por parte del Gobierno”. Es decir, monitorizar y perseguir las críticas al Gobierno.

Captura VIIIA partir de este hecho noticioso espontáneo (sin lapsus linguae no hubiera existido noticia) se ha construido todo un relato alrededor del personaje y sobre la posibilidad de que su afirmación fuera literalmente cierta.

Captura VI

Captura VII

Con la consecuente aportación de las redes sociales al hecho noticioso.

Captura IX

 

Be Sociable, Share!