Simplificando la realidad: infografías

Una infografía es una representación de información en un formato gráfico diseñado para hacer que los datos sean fácilmente comprensibles de un vistazo. Las infografías se usan para comunicar rápidamente un mensaje, para simplificar la presentación de grandes cantidades de datos, para ver patrones de datos y relaciones, o para monitorear cambios en las variables a lo largo del tiempo.

Las infografías abundan en casi cualquier entorno público: las señales de tráfico, los mapas del metro, las nubes de etiquetas, las partituras musicales y las tablas meteorológicas por ejemplo. La infografía ha evolucionado en los últimos años hasta convertirse en una forma de comunicación masiva. Su diseño facilita que llegue a un público más amplio al simplificar conceptos y datos complejos y organizarlos en un formato fácil de digerir, a diferencia de otros tipos de visualizaciones, como las estadísticas.

Los tipos de infografías que serán más apropiados en una situación dada dependerán del objetivo de la visualización de datos. En este post vamos a analizar una infografía para comprobar su eficacia.

Para ello, elegimos esta infografía publicada por la revista Visual Capitalist, sobre el cambio en el consumo de medios durante el confinamiento en la era de la COVID-19. En ella se analiza cómo cada generación ha variado su dieta de consumo medios desde un punto de vista visual.

La infografía es la siguiente:

Fuente

Pincha aquí para ver a tamaño completo. Fuente.

A vista de pájaro, vemos cuatro diferenciaciones (una por cada generación analizada) en forma de siluetas. Se respetan los criterios de equilibrio y geometría, sin grandes espacios vacíos.

La tipografía es sans serif, palo seco. Se juega con el peso de la tipografía en el titular y en cada subtítulo para dar dinamismo.

Respecto a los colores, hay sobreabundancia de negro en la tipografía y los elementos gráficos (siluetas). Cambia el color en los gráficos de área circular, siendo los de la generación X y los baby boomers los más parecidos (gama violeta). Se compensa con la diferencia del perímetro del gráfico.

Respecto a la funcionalidad, en realidad se basa en cuatro gráficos estadísticos a los que se les ha aplicado formato y se presentan de forma amigable.

Vamos a profundizar un poco con el gráfico de la Generación X:

Analizando el detalle, vemos que, efectivamente, el gráfico estadístico no está oculto ni mucho menos, sino que es la parte esencial de la infografía. Cada medio de consumo se representa por un icono, y se ha tenido cuidado en darle un color (blanco o negro) a la tipografía que lo describe en función de si se encuentra sobre la silueta o fuera de ella.

Cada generación se compara con las anteriores, por lo que, en este caso, se incluyen punteadas las gráficas de la generación Z y la millenial. Supongo que se pretende comprobar la evolución según se avanza con la edad. Los colores del punteado no aclaran mucho, deberían estar más diferenciados.

Por último, en sendos textos explicativos se incluye, por un lado, la horquilla de edad donde se encuentra la generación correspondiente. Por otro, los cambios significativos en los hábitos de la generación correcpondiente.

En resumen, creo que es una visualización interesante estéticamente, que aúna funcionalidad y simplicidad. A pesar de que se incluye el gráfico de área circular, que puede ser complicado de interpretar, tanto la iconografía como los textos explicativos hacen que se entienda mejor.

Echo de menos una comparativa con el consumo anterior a la época de la COVID-19 para comprobar no solo la diferencia entre generaciones (es evidente que alguien de 60 años no consume los mismos medios que alguien de 20) sino el cambio en los hábitos.


Otros medios se han hecho eco de estos cambios de consumo. Así, la revista digital Marketing Directo analiza en este reportaje la respuesta de las marcas ante la pandemia. En uno de los puntos visualiza precisamente estos datos:

Pincha aquí para ver la imagen a tamaño completo

Pincha aquí para ver la imagen a tamaño completo. Fuente

Vemos que los presenta de forma completamente distinta, en forma de tabla. La iconografía para representar a los distintos medios es similar. Sin embargo, utiliza gráficos de barras horizontales, con el dato al extremo, de forma que resulte mucho más sencillo la comparación del consumo de un medio concreto entre generaciones. Además, la elección de colores es muy acertada, diferenciando bien cada color para cada generación. Quizás la tipografía es lo menos acertado, combinando una negrita muy fuerte con un formato light o thin, pero es apreciación personal.

Creo que esta infografía, siendo menos efectista que la anterior, aclara mucho mejor lo que quiere explicar y transmite mejor la información por medio de comparativas entre generaciones de forma mucho más sencilla.


Aunque no sé si calificar de infografía, ya que es un gráfico, quiero incluir esta representación que realizó el medio colombiano La República.

Analiza solo tres generaciones mediante un gráfico de fiebre, pero diferencia bien entre ellas mediante colores. Como he dicho, es un gráfico que prescinde de iconografía y otros detalles, pero aun así sigue siendo bastante claro. Lo cual plantea la cuestión de si es realmente necesario realizar una infografía para explicar algo que con un simple gráfico queda ya bastante claro.


En resumen, una infografía no siempre es la solución a la visualización de los datos ni tiene por qué ser una forma de simplificar una explicación de la realidad. En el primer caso, hemos visto que la estética ha quedado por encima de la funcionalidad, comprobando en el segundo caso que una infografía mucho más sencilla explicaba los datos al lector de forma más eficiente.

Por último, comprobando el tercer caso, cabe la posibilidad de preguntarse en qué casos es realmente necesaria una infografía para explicar algo que con un gráfico ya queda explicado.

Be Sociable, Share!