“El parecido no tiene ya ninguna importancia, pues todo es sacrificado por el artista”

París desde los inicios del siglo XX se ha caracterizado por ser la cuna de la cultura y la modernidad. Sobresalen sus grandes monumentos y la diversidad de sus artistas, que por cierto venían de todas partes de Europa. Asimismo, en esta época  surge el capitalismo, y con él las diferencias entre clases sociales. A  pesar de las innovaciones artísticas que aparecieron  a partir del impresionismo, el arte siempre tomaba como referencia la realidad implícita para su interpretación del  mundo. Partiendo de esta premisa y, a raíz del contexto mencionado anteriormente nace el cubismo.

Picaso y Braque, Wikipedia.org

El cubismo fue un movimiento netamente intelectual y basado en los avances científicos. Esta tendencia se plasmó estéticamente en la descomposición de los objetos en sus formas elementales y en la reducción a formas geométricas. Una de las grandes diferencias con los movimientos anteriores fue que: solo con el cubismo el arte dejó de considerarse el intérprete de la naturaleza exterior. la otras diferencias las veremos analizando dos obras de  Pablo Ruiz Picasso, que junto con Braque y Juan Gris fueron  los máximos exponentes del cubismo.

EL GUITARRISTA, 1910 (Oleo sobre lienzo 110×73 cm, Centre Georges Pompidou, Paris)

Dentro del cubismo coexistieron dos tendencias, una de ellas es el cubismo analítico, donde ubicamos esta obra. En ella observamos claramente las principales características de este movimiento. En primer lugar, debemos tener muy claro que el cubismo no es abstracto, sino figurativo, igualmente y,  como ya mencione se descompone en formas geométricas.  En segundo lugar, algo muy llamativo es el color, que cambia radicalmente, ya no es tan intenso y variado como en el fauvismo y el expresionismo. Se emplean las tricotomías: ocre, verde y gris. En esta pintura sobresale claramente el ocre y los tonos marrón. Por otro lado, se presenta un antinaturalismo, que no es otra cosa que la deformación de la realidad. Porque, no vemos plasmado un guitarrista tal cual como es en realidad, observamos solo unas figuras debidamente puestas para simular un guitarrista. Asimismo, algo relevante que rompe con las tendencias anteriores es que el espacio acumula planos que producen confusión, por ende, el espacio carece de profundidad y perspectiva.

LA GUITARRA, 1912

Esta  obra pertenece a la segunda tendencia del cubismo: el sintético, que creaba collages. Podemos diferenciar claramente esta creación al estilo de la pintura anterior. En esta, por ejemplo, se ve definido el objeto y se intensifica el color. También, es esta etapa se juega más con los materiales, en esta guitarra se usan el cartón y el lápiz. Igualmente, el volumen y el relieve le otorgan  una esencia expresiva. Aunque, siguen conservando los tonos neutros y apagados.

En conclusión, en los cuadros del  cubismo sintético, además de la imagen, se incorporaban materiales en relación con el tema representado, lo que enriquecía la plástica, al provocar contrastes de texturas y al representar mejor la esencia de los objetos (Historia del Arte, Milagros Álvaro López, Anaya).

Ambas tendencias tuvieron en común la búsqueda en la simplicidad de las formas y la valoración de la estructura por encima de todo.

Be Sociable, Share!