Albert Camus, un buen escritor y una gran persona

Albert Camus en 1957, Wikipedia

Albert Camus nació en Modovi, Argelia francesa. Fue dramaturgo, ensayista, filosofo, novelista y periodista. Considerado uno de los escritores franceses más relevantes del siglo XX. También se le relaciona con el existencialismo y el nihilismo. Aunque contribuyó fundamentalmente con el pensamiento filosófico conocido como el absurdismo. Camus formó parte de la Resistencia Francesa durante la ocupación alemana, por eso se le vincula con los movimientos de la posguerra. En 1957 le otorgaron el Premio Nobel de Literatura. Era de fuertes pensamientos revolucionarios y perteneció durante un tiempo al Partido Comunista.

Los justos (Les Justes, 1950), una de sus novelas más emblemáticas, es un escrito teatral que se divide en cinco actos. La trama principal nos ubica en la Revolución Rusa de 1905, donde un grupo de terroristas revolucionarios quieren atacar al Zar y así acabar con la represión y la tiranía. Esta basada en el asesinato del gran Duque Sergio Aleksándrovich Románov. La idea principal de la obra  se desarrolla, mediante una conversación donde discuten dos de los principales hombres del grupo terrorista, donde Camus pretende explicar dos puntos de vista que él considera relevantes: por un lado esta la figura de Stepán que representa el lado frío, fuerte y un tanto cruel de la sublevación. Y el por el otro, esta Kaliáyev que simboliza la parte soñadora y humana revolución. La historia en general gira al rededor de estos dos argumentos.

Doblelectura1988
blogspot.nl

Personajes principales

Boria Annenkov: comandaba el grupo desde hacía cuatro años. Creía firmemente en su causa y su único amor era su patria. Es la persona que planea lanzar la bomba. Es la parte fuerte e intenta animar a los demás, sobre todo después de la muerte de Kaliáyev. Es también el hermano de Dora.

Yánek Kaliáyev: es uno de los miembros fundamentales, como ya mencione anteriormente expone la parte idealista y sentimental. Es a su vez el enamorado de Dora. Es el responsable de poner la bomba que acabará con la vida del Duque, pero falla en el primer atentado, porque en el último momento no puede hacerlo al  ver unos niños cerca del objetivo. Sin embargo, acompaña a Annenkov en su segundo intento, cumpliendo con éxito la misión. Después del atentado es capturado y condenado a muerte. Le proponen que delate a sus compañeros a cambio de perdonarle la vida, a lo que él se niega rotundamente. Finalmente es ejecutado, convirtiéndose así en un héroe de la organización, por este motivo el grupo pretende que su sacrificio no sea en vano.

Stepán Fiódorov: es el más duro, no expresa sentimientos ni culpa. Esta entrenado para cumplir ordenes y no le importa lo que tenga que hacer para lograr sus objetivos. Igualmente, sus ideas son muy firmes con respecto a cómo se debe combatir a la dictadura. No obstante, al final de la obra empieza a recuperar un poco su humanidad.

Dora: es la parte femenina de la trama, siempre observa desde adentro y se mantiene alejada de las acciones de su hermano y de sus compañeros. Sin embargo, creía en lo que hacían y sus ideales iban a favor de la causa del grupo terrorista. Su gran amor era Kaliáyev, por eso su ejecución le causo un gran impacto.

El Gran Duque: es el enemigo principal, porque representa el poder de la Aristocracia rusa. El propósito es eliminarlo para empezar una verdadera revolución que cambie el futuro de Rusia.

Otros personajes son: La Gran Duquesa, esposa del Duque que no entiende nada de lo que esta pasando, ni porque asesinaron a su marido. Intenta hablar con Kaliáyev para pedirle que rece con ella y se arrepienta para ser perdonado, petición que él rechaza. Skurátov es el jefe del departamento de policía,  quien le pide al recién capturado que delate a su amigos. Y Foka es el verdugo de la cárcel, el encargado de ejecutar a los presos condenados.

Partiendo de  la breve sinopsis del texto, que hicimos anteriormente cuando nombramos a los personajes, podemos ahondar en la noción de absurdo que transmite el autor. El absurdismo es la idea de que el ser humano esta constantemente buscando un significado del mundo, de la historia y de la vida el cual este acorde con sus ideales y sentimientos. El mundo no es racional de ahí surge  lo absurdo. Este sentimiento se manifiesta de distintas formas como: las ambiciones del ser humano o la consciencia de la fatalidad de la muerte.

Partiendo de esta premisa, podemos reflexionar en la manera en que el autor teje una historia alrededor del significado principal del este concepto. Camus pone a un grupo de revolucionarios luchando por destruir al la tiranía, cada uno a su manera y con sus propios métodos, pero con un mismo fin. Algunos personajes, como Stepán, ya no tenían sentimientos personales, solo los movía  el amor a su patria. También, vemos como Kaliáyev a pesar de su odio por el Duque, no puede lanzar la bomba por el pesar que le produce asesinar a los niños que estaban junto al enemigo. Asimismo, el escritor trata frecuentemente el tema del suicidio, en su opinión, este es rendirse ante el absurdo. Lo vemos, por ejemplo, cuando Kaliáyev prefiere morir antes de delatar a sus hermanos. Dio su vida por sus principios, por lo que él creía correcto, aunque esto causará la muerte de otras personas y acabara con la suya. Igualmente,  Camus afirmaba que: “la dignidad humana se rebela cuando se vive en la conciencia del absurdo, y aún así uno se rebela contra él a través de un compromiso con sus propios ideales”. No obstante, el escritor deja claro que no esta a favor del crimen, solo porque éste justifique los deseos o creencias de una o varias  personas. Aunque, él también opina que: “Si todas las experiencias son diferentes, la experiencia del deber es tan legítima como cualquier otra. Uno puede ser virtuoso por capricho”.

Los Justos no es la única novela de Camus donde se ve reflejado el sentimiento del absurdo, en El mito de Sísifo (1958) el autor desarrolla ampliamente este concepto. Allí se basa en la metáfora de Sísifo, de la mitología griega, para plantear su concepción de la vida humana y de su valor como tal: Sísifo empuja eternamente una piedra hasta la cima de una montaña, solo para dejarla caer.

Para terminar, añado que personalmente estoy de acuerdo con Albert Camus en su concepción del absurdo. Fue muy acertado reflejar esa idea por medio de los ideales revolucionarios de un grupo terrorista en un país tan polémico como Rusia. Asimismo, comparto la misma preocupación del autor por la justicia social, la libertad humana y la eliminación de la violencia. Porque no creo que exista algo más absurdo que las guerras. Me atrevo a decir que  no solo era buen escritor, sino también una gran persona, porque por medio de sus textos buscaba crear conciencia de la opresión que se oculta en los creencias y en los sistemas de pensamiento conocidos como la verdad esencial del mundo. Camus estaba convencido de que: “El hombre no puede vivir sin valores; si uno elige vivir, por ese mismo hecho afirma un valor, el que la vida vale la pena ser vivida o que puede hacerse digna de ser vivida.

Be Sociable, Share!