Los usuarios de la familia Pérez

No todas las personas le damos el mismo uso a las redes sociales. Y eso va a depender de muchos factores. Personalidad, procedencia, conectividad, profesión, tiempo libre y acceso a tecnología, entre otros. Brandtzaeg y Heim (2011), enmarcan a estos usuarios en cinco tipos claramente distintos: esporádicos, merodeadores, socializadores, debatidores y activos. Para comprender cada uno de ellos de forma más precisa, pasaremos a conocer a la peculiar familia Pérez.

El papá esporádico.
En sus más de sesenta años, siempre se resistió a usar tecnología. Pero se vio obligado a crearse su usuario de Facebook cuando su hijo mayor se fue a vivir a Canadá. Era la mejor forma de estar conectados y de saber en qué andaba su engreído. Ingresa por su computadora y no ha subido foto de perfil ni un cover. Tampoco ha creado un post. En los seis años que va su cuenta activa, solo ha etiquetado una vez, y por error, a su segunda hija en una foto de su equipo de fútbol preferido. Y compartió la foto del nacimiento del primer nieto. Responde los mensajes con frases cortas o monosílabos y nunca ha sido el primero en enviar uno. Cuando algo le gusta mucho, pone like a alguna foto de sus sobrinos o hermanos.

La mamá merodeadora.
Ella, contrario al papá, sí ha subido una foto de perfil. Pero nada más. Sin embargo, sabe la vida de todos en la familia. Religiosamente entra a su Facebook todos los días en las mañanas y gasta al menos una hora viendo las fotos de la familia y de sus amigas del colegio. Le regalaron un Tablet, así que con eso está feliz. También acaba de descubrir una página de fotos de viajes y otra de recetas de comida coreana, a las que siempre entra para entretenerse. No acepta etiquetas de nadie. Tampoco deja likes.

La hija socializadora.
Tiene 18 años y lo único que piensa es en fiestas. Tiene Facebook, Instagram, Twitter, TikTok, pero los que más usa son los dos primeros. Los otros dos, solo los usa para ver qué están haciendo los demás, sin subir mucha información. En Facebook y Twitter le encanta buscar a los chicos que le gusta y enterarse de los eventos de moda para ir todos los fines de semana. Comenta activamente los grupos de actividades a los que pertenece y también las fotos de sus amigas y amigos, pone likes todo el día desde su teléfono.

El hijo debatidor.
Él considera que su hermana menor es una superficial. Acaba de cumplir 23 años y trabaja en una ONG ambientalista. Utiliza sus redes para informarse sobre los problemas del mundo. Escribe en su muro de Facebook sus reflexiones acerca de la vida y muchas veces entra en debate en cada una de ellas. También comparte información relevante sobre política ambiental, columnas de opinión de expertos, papers científicos, y también sobre otras organizaciones que ayudan a proteger el planeta. Suele ser controversial, porque ataca a los que no piensan como él. Y su muro se llena de comentarios de todo tipo. Su Instagram está repleto de sus viajes por reservas naturales y lugares inhóspitos. Tiene muchos seguidores en esta red social.

El hijo activo.
Con 27 años, acaba de terminar su doctorado en Derecho Internacional, pero tiene alma de hippie. Tiene todas las redes, así como su hermana. Pero él sube información, fotos y comparte de todo en todas sus redes. En ellas podemos ver que polemiza con temas “serios” como la migración en los Estados Unidos o la economía en la Unión Europea, pero por otro lado también comparte memes y videos graciosos. También tiene una vida social activa y aparece en muchas fotos en fiestas. Con sus mejores amigos han creado un canal en Youtube donde explican con mucho detalle las noticias más relevantes de la última semana. Comenta todo, pone likes y es una persona muy divertida. Por ese motivo, tiene miles de seguidores en cada una de sus redes.

Be Sociable, Share!