El Corte Inglés y las leyes inmutables del márketing

Juan A. Hipólito

El Corte Inglés, líder indiscutible en el sector de los centros comerciales de nuestro país con una cuota de mercado superior al 90 % en el segmento de los grandes almacenes, viene celebrando durante estos días de forma efusiva sus primeros 75 años de existencia con una nueva campaña de márketing dirigida a sus clientes más fieles y a todos aquellos susceptibles de llegar a serlo con la premisa de mantenerse el primero.

 

75 aniversario el corte ingles

 

Nos estamos refiriendo a la primera de las 22 leyes del márketing, consideradas inmutables por Ries y Troust en 1993, que permanece imperturbable ante el paso del tiempo a pesar de los cambios experimentados en los mercados y las herramientas empleadas en distintas estrategias de márketing. La ley del liderazgo: es mejor ser el primero que ser el mejor.

 

En la campaña publicitaria diseñada por la agencia Sra. Rushmore para la firma comercial bajo el título “Tu historia es nuestra historia” no hay un solo anuncio que no haga referencia al primer producto adquirido por uno de sus clientes a lo largo de varias generaciones: el primer traje, el primer walkman, el primer ordenador, la primera tarjeta de compra, el primer Smartphone, la primera Tablet, la primera impresora 3D, etc. El primer centro comercial en servirte siempre el primer producto con el que saciar la necesidad de ser el primero.

 

En consonancia con esa primera ley del liderazgo se encuentran la ley de la mente y la ley de la percepción. El Corte Inglés tiene que seguir dando la imagen de que a pesar de los años continúa siendo el primero en la mente de su clientela actual y potencial, que además ha de seguir percibiendo un servicio de calidad. De tal forma que, cuando el consumidor busca un determinado producto, nuevo y de calidad para satisfacer una determinada necesidad, automáticamente surja la marca del triángulo verde y la sensación de que será en ese centro comercial y no en otro donde lo consiga de la mejor de las formas posibles.

 

La ley de la concentración y la ley de la exclusividad apuntalan las dos anteriores con frases compuestas por palabras grabadas a fuego en la mente de los consumidores. Expresiones como la de “si no queda satisfecho le devolvemos su dinero” se han convertido en la prueba de la evidencia para el centro comercial en el que todo tipo de usuarios pueden encontrar de todo con la garantía de obtener la devolución del precio pagado en caso de no sentir saciada su necesidad con el producto adquirido.

 

mi primer traje

 

El Corte Inglés se ha esmerado también a lo largo de su historia en cumplir la ley de la división y la ley de la perspectiva, ambas apoyadas en la ley de los recursos, para que su modelo comercial perdure, consiguiendo dividir su negocio en diferentes categorías, desde viajes hasta seguros, pasando por fuente de financiación, alimentación, informática, óptica, etc. Acciones, como el comercio electrónico, emprendidas a largo plazo, sin prisa pero tampoco sin pausa, que han dado sus frutos más tarde.

 

En definitiva, las diferentes estrategias seguidas por El Corte Inglés en el ámbito del marketing empresarial a lo largo de su historia, incluida esta última y más reciente etapa, toman como base fundamental para el éxito de su modelo de negocio gran parte de las leyes inmutables del márketing redactadas por Al Ries y Jack Trout hace más de veinte años, otorgándoles de esta forma un halo de vigencia evidenciado en la práctica por muchas de esas normas.

 

Autor: Juan Antonio Hipólito Domínguez

 

cc

Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Be Sociable, Share!