Los Justos, Albert Camus

Juan A. Hipólito

Albert Camus (Mondovi, Argelia francesa, 1913 – Villeblevin, Francia, 1960), escritor, filósofo y periodista, de procedencia humilde, destaca en el mundo de la literatura por ser uno de los máximos exponentes del existencialismo y el absurdismo, movimientos que marcarán gran parte de su obra. Su fuerte compromiso social le lleva a completar su programa de educación para adultos con la creación del grupo teatral El Teatro del Trabajo. Lucha contra el nazismo imperante en la Europa de los años ’40 desde el Grupo de Resistencia Combat y en el periódico clandestino del mismo nombre. Antes de despedirse de este mundo de la forma más absurda, tras sufrir un accidente de tráfico en uno de sus frecuentes viajes, fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1957.

 

6811178-camus-la-mort-absurde

Albert Camus

 

Los Justos (1950), drama teatral ambientado en la Rusia zarista, representado por primera vez el 15 de diciembre de 1949 en el Théâtre Hébertot, aborda algunos de las cuestiones que preocuparon a Camus a lo largo de toda su vida. La contraposición entre el hombre natural y el hombre político viene a poner negro sobre blanco en el disyuntiva moral implícita en todo acto terrorista, permitiendo al autor profundizar en la dialéctica del fin que justifica los medios.

 

Los Justos de Albert Camus

Los Justos de Albert Camus

 

El protagonista, Kaliayev, ama la vida, que le sigue pareciendo maravillosa, la belleza, la felicidad, pero no duda en sacrificarse y estar dispuesto a matar por la causa que defiende la célula terrorista a la que pertenece. Matar al gran duque acabará con la opresión y el despotismo al que está sometido su país. Tiene la certeza de que la vida es parte de un proceso dirigido a conseguir un objetivo ideal. Sin embargo este acto no es racional y de ahí el sentimiento del absurdo.

 

Por el contrario, la figura de Stepan, un revolucionario fanático sin escrúpulos y desprovisto de todo halo humanismo, frío y sanguinario, que no ama la vida, sino la justicia, aparece en clara contraposición, como hombre político de organización y partido, dispuesto a justificar los medios con tal de alcanzar el fin.

 

El mito de Sísifo (1941), obra escrita a modo de ensayo, es un claro ejemplo representativo de esta obra absurdista en la que se enmarca Los Justos. El hombre absurdo es quien en la aceptación lúcida de su absurda existencia es capaz de amar intensamente la vida, disfrutando cada acto del presente sin pensar en un mañana. Se es consciente de su propia condena y la acepta.

 

A modo de conclusión, diremos que Camus presenta Los Justos de una forma breve y sencilla, pero con un trasfondo político-social muy complejo que conduce por la senda del equilibrio prácticamente hasta el final de la obra en la que vuelca todo su peso a favor del hombre natural. La dignidad humana aparece cuando toma conciencia del absurdo y, pese a ello, se rebela contra él a través del compromiso con sus propios ideales.

 

Autor: Juan Antonio Hipólito Domínguez

Be Sociable, Share!