Editorial: Preocupados

La principal preocupación de los españoles, según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), sigue siendo el paro con un 79,1 %, casi 40 puntos por encima de la corrupción y el fraude, en segunda posición del listado genérico de problemas, y a gran distancia de las dificultades económicas y cuestiones políticas.

 

Sin embargo, el debate de la clase política se ha centrado, una vez más, en el pulso que el bipartidismo (PP-PSOE) viene manteniendo con los partidos emergentes (Ciudadamos-Podemos) de cara a las próximas Elecciones Generales del 20-D.

 

La cifra de parados hecha pública por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social con 4.176.369, de los que más de un millón corresponden a la comunidad autónoma de Andalucía, debería hacer reflexionar a todos sobre la verdadera cuestión en la que centrar el debate.

 

España continúa descendiendo puestos en la clasificación de la Unión Europea en cuanto a inversión en Investigación, Desarrollo e innovación, I+D+i, se refiere, con tan solo el 1,4 % anual del Producto Interior Bruto, PIB, menos del doble de lo que invierten los países nórdicos y Alemania, donde la tasa de paro no supera el 5 %.

 

En este sentido, el modelo productivo sobre el que llevan trabajando los países septentrionales del viejo continente desde hace décadas, cuyos ciudadanos se muestran más preocupados por otras cuestiones, debe servir de faro en el que orientarse para corregir el rumbo de los que parecen ignorar que la principal preocupación de los suyos sigue siendo, con diferencia, la lacra del paro: la principal preocupación de los españoles.

 

Autor: Juan Antonio Hipólito Domínguez

Be Sociable, Share!