Trabajo: ¿Existen las industrias culturales?

001Las industrias culturales existen y crean continuamente productos mediáticos, como podemos comprobar a diario en los programas que son emitidos en la mayoría de canales de televisión, o la música que programan la mayoría de emisoras de radio.

He escogido para mi análisis dos programas de lo que puede calificarse como telebasura, “Aquí hay tomate” que fue emitido por Telecinco de 2003 a 2008, y “Sálvame” emitido en el mismo canal desde 2009 hasta la actualidad.

Ambos son programas dedicados a la prensa rosa, contando diariamente la actualidad de diversos personajes famosos, pero han experimentado una evolución en cuanto al formato de programa. Mientras que en “Aquí hay tomate” eran únicamente 2 presentadores dando paso a cortos reportajes o entrevistas, en “Sálvame” se ha pasado a utilizar la fórmula de los colaboradores que al mismo tiempo actúan como personajes en sí.

Esta fórmula de los colaboradores-personajes genera un dinamismo y engancha al espectador, porque estos no solo dan noticias de otros famosos, sino que lo mismo tratan temas personales, como se envuelven en polémicas o acaloradas discusiones entre ellos.

En cuanto al análisis de los personajes, tenemos al conductor de ambos programas Jorge Javier Vázquez, que sin duda en 20 años ha ganado mucha experiencia, habilidad como entrevistador de personajes histriónicos, y también como pacificador en las constantes tensiones que se producen en pleno directo. En cuanto a los colaboradores vemos personajes que comentan o inventan noticias de escasa relevancia, pero suficiente morbo y cotilleo para mantener al espectador entretenido en esa especie de circo mediático.

Resulta sorprendente el gran interés del público por acompañar la vida y milagros de todos esos personajes del corazón, y aun más la credibilidad que otorgan o todo lo que se le ocurra decir en antena a cada uno de esos personajes, que lanzan noticias o comentan acontecimientos sin preocuparse por mantener el menor rigor periodístico.

Me ha parecido interesante analizar este tipo de programas y este canal en concreto porque creo que, junto con el futbol, serán los últimos supervivientes de lo que hoy conocemos como televisión en abierto. La televisión a la carta y la gran oferta de series en internet han ganado un público, que no tiene paciencia para esperar a que emitan la serie, o película que desea ver. También la gran oferta de entretenimiento y cultura que ofrece Youtube, con nuevos creadores independientes que sin grandes estudios ni productoras detrás, consiguen realizar productos innovadores que llegan a millones de espectadores.

Estas nuevas opciones de entretenimiento, junto con el interés de las empresas por publicitar sus productos o servicios en ellas, pronto harán difícil la rentabilidad de la televisión privada en abierto lo que hará muy difícil su viabilidad.

La industria musical tampoco se salva, los estudios de Theodor Adorno ya analizaban algunas de las técnicas, que llevan años aplicándose para la creación de música comercial. El ejemplo más evidente son las canciones del verano, creadas usando la misma armonía. Si analizamos la música comercial que más suena, veremos que casi todas las canciones están compuestas únicamente por 4 acordes, que se repiten en la mayoría de ellas.

Esta repetitiva fórmula mágica permite que el público no tenga que esforzarse intelectualmente, porque se le ofrece un producto que ya le resulta familiar. De este modo, el artista ya no necesita tener talento musical, convirtiéndose en un simple producto de marketing, donde tendrá más importancia su apariencia física que pueda convertirlo en ídolo de fans.

Al mismo tiempo se produce una progresiva pérdida de cultura musical, produciéndose una reducción del rango de percepción, el público se habitúa a escuchar siempre la misma música, de una armonía ridículamente básica, convirtiéndose en analfabetos musicales, que serían incapaces de comprender o apreciar cualquier otro tipo de música más compleja armónicamente.

Como vemos estas técnicas tienen todas las ventajas, facilitan y abaratan la creación del producto, y al mismo tiempo crean una masa de público consumista y poco exigente.

En conclusión, nos encontramos con un panorama donde claramente existe una industria que produce productos repetitivos de fácil consumo por el gran público, audiencia esta que se siente gratificada el no tener que esforzarse en la comprensión de los contenidos, pero que inconscientemente acaba degradando su nivel cultural.

firma2

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.