Lectura: «Pujol y la construcción de un espacio catalán de comunicación»

Mientras trascurrió el gobierno de Jordi Pujol, los años 1980 a 2013, se produjo un esfuerzo del líder catalán destinado a la creación de un espacio de comunicación autonómico.

La protección de la cultura y la lengua catalana frente a los intereses españolistas fueron los principales objetivos de este espacio de comunicación catalán, llegando a ejercer un gran control ideológico sobre los medios.

Este tipo de regiones que pretenden ser naciones, pero forman parte de un estado, tienen la ambición de crear su propio espacio de comunicación y cultura, pero se encuentran con que los medios de difusión estatales son muy poderosos y cuentan con una gran infraestructura.

Por esto, el gobierno de Pujol usó dos vías principales para conseguir sus objetivos: por un lado, la educación mediante la inmersión lingüística, para conseguir que los niños hablen catalán y minimizar el conocimiento del castellano; por otro lado, la radio y televisión autonómicas en idioma catalán, las cuales consiguieron records de audiencia.

En el año 1959, Pujol comprobó el poder de los medios para manipular a la población, en su enfrentamiento con el director del periódico la Vanguardia, que acabó con la destitución de este último. En este momento Pujol comprendió la utilidad del control de los medios para formar una opinión publica favorable, y manejar los acontecimientos a su favor.

Esta situación se prolongó casi un cuarto de siglo con Pujol en el poder, ejerciendo un gran control de los medios de comunicación catalanes, llegando a clasificarlos en función de su afinidad, siendo clasificados como propios, controlados, afines, antagonistas y hostiles.

Entre estos antagonistas se encontraban los grupos Zeta y Godó, los cuales fueron considerados españolistas, indefinidos o ambiguos, por lo que se decidió intentar neutralizarlos.

firma2

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.