El Plan de Acción de Gobierno Abierto: fortalezas y limitaciones en el caso colombiano.

Tomado de: https://lh5.googleusercontent.com/-59QsAVyygvo/U1Qv36JpDlI/AAAAAAAAABc/mRyZhvcyo1s/s640/blogger-image-2011661579.jpg

Tomado de: http://fadrique1504.blogspot.com.co/2014/04/gobierno-abierto-og-open-governance.html

El gobierno abierto puede definirse como forma de interacción entre los gobiernos, funcionarios públicos, ciudadanos y sector privado, en la era digital. Esta nueva manera de relacionamiento implica tres elementos: transparencia, participación y rendición de cuentas. La transparencia significa que la ciudadanía entiende la manera en que actúa el gobierno, comprende el proceso de toma de decisiones y conoce los resultados de la implementación de políticas públicas. Asociado con lo anterior, la rendición de cuentas lleva a la exigibilidad de información gubernamental que compete a la ciudadanía para evaluar la eficiencia de los gobiernos. Finalmente, el principio de participación fomenta la apertura de escenarios y canales comunicativos que le permitan a la ciudadanía influir en la hechura de políticas.

Desde el año 2011 se emprendió la iniciativa de la Alianza para el Gobierno Abierto, espacio multilateral para la promoción de transparencia, eficiencia y rendición de cuentas en los gobiernos del mundo. La declaración de la Alianza hace especial énfasis en la divulgación de información sobre las actividades gubernamentales en todos los niveles, la promoción de estándares éticos y técnicos para la generación y reproducción de información en las burocracias, el aumento en el acceso a las nuevas tecnologías y el apoyo a la participación ciudadana. Tras su suscripción, los gobiernos diseñan un plan de acción, a partir de sus necesidades específicas, en donde operacionalizan los principios aceptados. Sin embargo, la multiplicidad de planes y la poca precisión de los mismos, los hace insuficientes para la adecuada implementación del gobierno abierto.

En el caso colombiano, existen dos planes de acción. El primero de estos, diseñado durante el año 2012, fue producto del trabajo liderado por la Alta Consejería Presidencial para el Buen Gobierno y la Eficiencia Administrativa, la Secretaria de Transparencia de la Presidencia de la Republica, el Programa de Gobierno en Línea del Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y el Departamento Nacional de Planeación. De la sociedad civil participaron las organizaciones Transparencia por Colombia, Corporación Somos Más y la Asociación de Fundaciones Empresariales; por su parte, el sector privado fue representado por la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio.

Lo primero que destaca de este Plan, fue la manera de socialización, que coincide con los principios de transparencia y participación, pues el documento se sometió a la opinión ciudadana por medio de la plataforma virtual Urna de Cristal. Este ejercicio supuso 2.004 visitas, 1.702 respuestas recibidas, 6.500 impresiones en redes sociales, y un total de 60.000 personas impactadas vía correo electrónico y SMS. Ahora bien, aunque la participación obtenida no es representativa del total de la población nacional, los esfuerzos realizados evidencian la voluntad política para fortalecer canales digitales de participación ciudadana en la toma de decisiones políticas.

El mencionado Plan se compuso de 17 compromisos en materia de: gobierno en línea, seguimiento a metas de gobierno y políticas públicas, rendición de cuentas, acceso a la información pública, control social, lucha contra la corrupción, mecanismos de participación y control ciudadano, portal de transparencia, eliminación de trámites, protección al consumidor y mejoramiento de los servicios públicos.

Uno de los puntos fuertes del plan colombiano ha sido la búsqueda de transparencia en la contratación pública, frente a lo que se propuso el fortalecimiento del Portal de Transparencia Económica y el reforzamiento de la ley de “veedurías ciudadanas” que fiscalizan los procesos de contratación y su ejecución, con participación de la ciudadanía y de los organismos de control.

Open Government Partnership: Colombia.

Tomado de: http://www.opengovpartnership.org/country/colombia/action-plan

No obstante, resultan preocupantes ciertos puntos no precisados en el Plan. El primero de ellos es la ausencia de propuestas en el acceso a datos sectoriales, específicamente en lo referente a salud y educación, pues en la introducción se reconoce el poco avance al respecto, pero no se generó ningún tipo de compromiso y acción al respecto. Por la misma línea, existe total silencio frente a la transparencia y rendición de cuentas en el sector minero, pese a que la guía de Gobierno Abierto lo señala como un eje importante, más aún en un contexto como el colombiano cuya economía depende de la extracción de materias primas y la explotación minera.

De otra parte, resulta inquietante la falta de claridad del plan de acción frente a la excepcionalidad de los datos abiertos, en la medida en que se establece la necesidad de la divulgación correcta, oportuna y eficiente de la información de todos los niveles del gobierno, con excepción de material sensible, sin especificar a qué se hace referencia con ello, dejando un amplio margen de interpretación que restringe el estándar de transparencia. En general, aunque se busca la garantía de la mayoría de principios, el plan es más bien, poco ambicioso, como lo corrobora el reporte de Gobierno Abierto construido para Colombia.

Be Sociable, Share!