Relaciones interpersonales adecuadas mediante una comunicación y conducta asertivas

Los comportamientos asertivos no es sólo saber decir sí o no en el momento adecuado, aunque esta decisión suponga una parte importante. También es saber reconocer y exponer tus sentimientos, tomar decisiones, actuar sin agresividad con las personas de tu alrededor y tener una cierta responsabilidad de nuestras acciones y sus posibles consecuencias. En su defecto, las personas asertivas tienen una alta autoestima y unas buenas relaciones personales. Las personas que presentan un comportamiento asertivo no se sienten libres para iniciar cualquier tipo de comunicación u opiniones. Son pasivas y dejan pasar sus oportunidades por miedo o indecisión. No muestran un equilibrio entre el respeto que tienen en sí mismos, ni por su puesto, con los demás. Todo esto hace que su autoestima vaya disminuyendo y perjudica a sus relaciones personales.

El comportamiento asertivo es un tipo de conducta, y como tal, es mejorable, siempre y cuando, tengamos conocimiento de las técnicas asertivas y un entrenamiento de la autoafirmación con lo que se conseguirá lograr nuestros objetivos a la vez que incrementamos nuestra autoestima. Con el comportamiento asertivo conseguimos mayor satisfacción tanto con las personas, como con nosotros mismos.

Si tenemos en cuenta los derechos asertivos, que todos poseemos, pero que en varias ocasiones olvidamos a costa de nuestra autoestima. No sirven para “pisar” al otro, pero sí para considerarnos a la misma altura que todos los demás. Cuando nos expresamos de forma asertiva, se produce un respeto hacia nuestros interlocutores y hacia nosotros mismos. Tomando como referencia el respeto tanto a los demás como a nosotros mismos. Solemos utilizar diferentes estrategias para resolver las distintas situaciones que se nos presentan a diario en nuestras relaciones personales y profesionales.

Según el texto, la profesora María Luisa Naranjo, nos dice: “Al exigir respeto, estamos protegiendo nuestra honra y evitando que el yo se debilite” defiende la postura del auto respeto, la ética personal por la que nos regimos y que no debe ser negociable. El comportamiento asertivo no permite conductas degeneradas que atenten contra nuestra autoestima. De esta forma, podremos defender nuestros derechos y opiniones cuando fueran distintas a nuestro interlocutor, sin permitir que nos manipulen como ocurriría con una persona sumisa, ni vulnerando los derechos de nadie con un comportamiento agresivo.

Las conductas asertivas facilitan la comunicación sin causar temores, ansiedad, agresividad, mejorando las relaciones, actitudes y sentimientos, aumentando el control emocional, mejorando el respeto hacia los demás y hacia nosotros mismos. Estas llevan implícitas la aceptación de componentes éticos igualitarios, que nos permiten mejorar las relaciones con los demás y en consecuencia de todo ello, el aumento de la autoestima.

La mejor aportación de las técnicas asertivas que podrimos recomendar a los medios de comunicación, es la utilización de los principios fundamentales de la asertividad, tales como: la tolerancia, prudencia y responsabilidad, el movimiento de las conductas agresivas y pasivas, que tantos inconvenientes generan, la aplicación de los derechos asertivos: dignidad y respeto, expresar sentimientos, libertad de manifestar opiniones y creencias, decidir sobre el tiempo, y propiedades, cambiar de opinión, decidir sin presiones, cometer errores y ser responsable de ellos, ser independiente, pedir información, ser escuchado y tomado en serio.

Considero que sería muy valorable que los medios de comunicación, como la prensa, publicidad y las comunicaciones corporativas, adoptasen estrategias comunicativas asertivas, que los receptores tuvieran la oportunidad de expresar sus opiniones. Si nos centramos en algunos casos, pero de una forma inusual, se observa posible estrategia o técnica asertiva, como el lenguaje corporal de un político, pero si profundizamos un poco en esa comunicación, nos encontramos unos discursos con ciertos intereses muy distintos a la asertividad.

Aprovechando esta tendencia, los medios de comunicación electrónicos tienen una mejor aceptación por su mayor interactividad e independencia y una mejora en la cabida de las opiniones de los receptores en las diferentes publicaciones.

Be Sociable, Share!