Las leyes del marketing

MERCADONA, supermercados de confianza

Mercadona

En los últimos años Mercadona ha adquirido una creciente popularidad entre los consumidores españoles, gracias en gran medida al seguimiento de algunas de las leyes más importantes del marketing. Actualmente barre a toda su competencia haciéndose con un 30% del consumo actual en lo que a supermercados se refiere. Las estrategias que ha adoptado han resultado más que un acierto y todo ello por seguir las leyes del marketing.

Cuando hablamos de ley de liderazgo debemos saber que es importante ser el primero antes que ser el mejor. En este caso, Mercadona puede no tener los mejores productos en cuando a calidad en comparación con otras marcas, pero si en precios y popularidad. Podríamos afirmar que Mercadona ofrece productos de una gama más baja, pero que en relación con el precio, es fantástica. Por ello0 el consumidor elige marca Hacendado, que le ofrece una calidad que se acerca mucho a las marcas populares, pero que resulta más económica para su bolsillo.

En relación con esto podríamos hablar de cómo aplica esta empresa la ley de la mente, que afirma que es mejor ser el primero en la mente y no en el punto de venta. Si el consumidor ha interiorizado que Mercadona ofrece productos de buena calidad y a un precio inferior que Eroski, Hipercor o Carrefour, automáticamente sabe que debe elegir Mercadona. Y las empresas competidoras deben saber que es prácticamente imposible hacer que una persona cambie su manera de pensar. En relación a  esto contamos con la ley de percepción, donde ratificamos lo aportado en la ley de la mente: la batalla librada es entre percepciones, y no así entre productos. Por tanto las segundas empresas deberán aceptar que la mente humana y la manera en que perciben a las diferentes empresas serán factores determinantes en sus elecciones de compra. En este caso, como hemos comentado anteriormente, Mercadona es fundamentalmente elegido por el consumidor por su excelente relación de calidad precio.

En grandes empresas como Mercadona es necesario tener un eslogan con potencia, una palabra que haga que el consumidor la relacione directamente con el producto. Esto se recoge en la ley de concentración, que afirma que toda empresa que quiera ser reconocida debe poseer palabras clave. En el caso de Mercadona el consumidor relaciona su supermercado con la palabra confianza. Un término sencillo que parte de nuestro diccionario y que da seguridad a  la hora de consumir. Es imposible que dos empresas que ofertan un mismo producto tengan la misma palabra de referencia. El público siempre asociará más una de las empresas con ese término que la otra.

Una de las leyes más marcadas y vigentes en Mercadona es la ley de sacrificio, que requiere renunciar a algo para poder triunfar en otros aspectos. En este caso Mercadona apostó por una marca blanca o low cost, en lugar de apostar con las marcas tradicionales, y fue todo un éxito. Se privó de ofrecer más cantidad de marcas asentadas como pueden ser Danone, Pastas Gallo o Coca Cola, y acertó popularizando a nivel nacional los productos de marca Hacendado. En relación a esto podemos hablar de la ley de singularidad, que habla de que únicamente una jugada o elección de marketing dará un resultado beneficioso. En este como decíamos, esta jugada fue apostar por la marca de la casa Hacendado.

Pero como en la vida en general no siempre se puede triunfar. Esto se recoge en la ley del fracaso, que habla de la posibilidad de que no todas las apuestas salgan bien. Lo que diferencia una buena estrategia de marketing de una que no lo es, es saber encajar bien las críticas y esos fallos de los que hablamos y no derrumbarse. Esto ocurrió con la marca de maquillaje Deliplus de Mercadona, de la que se afirmaba que eran productos que producían consecuencias cancerígenas. Mercadona supo solventar la situación, aceptar su fracaso y continuar su labor como empresa. Esto desemboca en la ley de la sinceridad, que enseña que cuando se reconocen los errores y los aspectos negativos, llegarán elementos positivos, como ocurrió con Mercadona tras la respuesta sincera acerca de los productos de maquillaje, los consumidores se mantuvieron por esa sensación de confianza al estar siendo testigos de la verdad y el arrepentimiento por parte de la empresa.

Otra de las leyes que Mercadona aplica en su plan de marketing es la ley de la escalera, cuya estrategia depende del escalón que ocupa en la escalera, es decir: Un supermercado como Hipercor puede colocarse como líder en productos gourmet o de alta gama. Mercadona, que conoce sus posibilidades y a sabiendas que hay otros líderes, apostó por un mercado de segunda categoría, y de una gama inferior, pero que es el primero en ventas en supermercados de gamas más bajas. Esto puede relacionarse con la ley de lo impredecible, no sabes que ocurrirá en un futuro, por ello hay que determinar las estrategias publicitarias en función al presente y no a las previsiones del futuro.

Por último y no menos importante Mercadona mantiene vigente la ley del éxito, que sustenta que del éxito a la arrogancia hay un paso, y que de esta al fracaso solo hay otro paso más. Por tanto Mercadona no abarca más allá de sus posibilidades y se dedica a aquello que controla y que por el momento le está dando el liderazgo en todo nuestro país.

 

 

Bibliografía:

Be Sociable, Share!