LA PUBLIC.IDAD EN LA TV

El primer anuncio comienza en el minuto 16:55 y anuncia LAVAVAJILLAS OTSEIN. En él aparece una mujer explicando el funcionamiento de un lavavajillas, lo que consume y lo fácil que le va a ser la vida ahora que puede ahorrarse el tiempo que tarda en fregar los platos y emplearlo en otras tareas. Utilizan una estrategia de contenido ya que va explicando poco a poco las nuevas cualidades que tiene el lavavajillas con la finalidad de motiva su compra. El contenido del mensaje del spot se compone elementos de carácter racional. Los elementos racionales son expresados por medio de la presencia del producto que está presente en todo el anuncio (el lavavajillas) y al final, con el eslogan de la marca. Por supuesto, el anuncio refleja 100% las costumbres de la época, la mujer en la cocina. Un dato curioso es que nada más empezar el anuncio, la mujer dice que “Es un tema que interesa a todos”, en el que según mi punto de vista actual puede interpretarse de dos formas distintas. La primera, que es un anuncio “revolucionario” y que no solo ella puede poner el lavavajillas, sino que pueden participar en este fenómeno tecnológico el resto de miembros de la casa. O por otro lado, el papel de la mujer en la economía del hogar (que era prácticamente nula) y necesitaba de un hombre para que comprara la máquina. Sea como fuere, la estrategia de marketing empleada en el anuncio quiere abrirse paso en la sociedad y ampliar su público objetivo (que en este caso, habían sido hasta entonces las mujeres).

El segundo anuncio es el del minuto 32:41 en que se anuncia el coche TWINGO. La publicidad tuvo que cambiar y empezó a admitirse la diversidad cultural. En este anuncio, es una persona de color el narrador de su propia historia. Habla sobre su forma de vida diaria. El publicista usa la estrategia sensorial-emocional, hace que nos pongamos en la piel de esa persona que tiene que cruzarse el desierto a pie y con emociones positivas hace que el público que está viendo al protagonista de la historia, se sienta bien. El personaje sale sonriendo y hablando en su idioma y un narrador traduce por encima (no sabemos muy bien si está traduciendo o simplemente narra el anuncio según la estrategia de marketing de contenido) Es un anuncio divertido y llamativo, donde los colores juegan un papel importante (colores cálidos para el desierto y el coche azul, que destaca en la escenografía). El publicista sabe que la mayoría de la toma de decisiones de compra la toman nuestras emociones, no nuestro cerebro. Y con este anuncio desconectas, te sientes bien y te ríes de la situación vivida por el personaje.

No es un anuncio que refleje para nada la sociedad de la época. Podríamos decir que es un anuncio atemporal.

Para el tercer y último anuncio, en el minuto 42:55, un anuncio de la marca PEPSI. En ella se ve a una madre comprando los refrescos a sus hijos, y que además, si compras el producto,  te regalan un juguete (campaña de marketing que posteriormente que usarían en Kinder Sorpresa) El público objetivo de PEPSI era de jóvenes de entre los 18 y 30 años, pero en este anuncio podemos ver claramente un cambio, ya que querían incluir a los niños (potencialmente futuros clientes de la marca) entre sus consumidores. Usan una estrategia sensorial-emocional. Juegan con los sentimientos del espectador  y motivan a padres y madres a comprar el refresco para sus hijos. El publicista no explica que es el producto, ni su composición, ni sus beneficios… únicamente muestra el elemento racional básico que es el producto en si mismo, y el “regalo” que contiene comprar una botella. Este anuncio refleja las costumbres de nuestra sociedad; la mujer comprando, los niños jugando en la calle…

Por último añadir que este tipo de anuncios en la actualidad ya no se existen (PEPSI no es que sea el mejor producto para la salud de los niños).

Be Sociable, Share!