Teoría de la comunicación 2. Lectura: ¿Quién piensa en los niños-estrella?

Lectura: ¿Quién piensa en los niños-estrella?

 

Una de las consecuencias directas de la globalización es la homogeneización de contenidos que se lleva dando desde los últimos 15 años. Cuando un formato funciona en el mercado internacional, poco tiempo transcurre hasta que aparecen fórmulas calcadas o adaptadas al público español.

No se puede culpar a la reciente globalización de este hecho ya que vienen a mi mente programas de los 90 como “ El precio justo” con el famoso “A jugar” de Joaquín Prat basado en el programa americano “The Price is Right”. “La Ruleta de la fortuna” presentada por Irma Soriano basado en el también americano “Wheel of fortune” o “Cifras y Letras” basado en el francés “Des chiffres et des lettres”. De lo que no cabe ninguna duda es que la primera edición de Gran Hermano España, formato original importado de Holanda, supuso la introducción de una formula que ha condicionado en gran medida la parrilla televisiva .

Actualmente, hay dos tendencias claras que triunfan en la televisión española. Los programas de cocina, ”Master Chef”, “Top Chef” ,“Pesadilla en la cocina” y los concursos de talento, “La voz”, “Got Talent”, ”Tú si que vales” son un claro ejemplo de ello. Todos, salvo el último, importados del extranjero. En el texto se dice «Cuando un programa ha tenido éxito, a menudo se busca prolongarlo con el mismo formato pero con otro perfil de concursantes; menores», para confirmar este argumento podemos añadir que cuando la formula de “Gran Hermano” daba sus –enormes- frutos se creó “Gran hermano VIP”. No es por eso extraño que “Master Chef Junior” o “La Voz Kids” tengan su importancia en la televisión actual.  En ésta, “que depende de los índices de audiencia” los programas protagonizados por niños no están dirigidos a exclusivamente a los niños. De hecho la hora de emisión dista de ser la idónea para un público infantil. Pero sería un error no pensar que los niños no forman parte de la población objetiva. Si bien la audiencia adulta respalda estos productos, también el público joven está dentro de su público objetivo. Como lo demuestran las emisiones en diferido en el canal infantil “Clan” en el caso de “Master Chef Junior”. O la posibilidad de acceder al contenido online de “La Voz Kids”.

“Los aficionados de este género dan origen a un grupo social muy activo”, como demuestra los más de 5.000 niños que ya se habían apuntado al casting de la edición de Master Chef Junior 2 en el momento del artículo. O los más de 6.000 que se apuntaron en la edición número 4. Todo esto sin contar la importancia de la venta de productos derivada de estos programas. Una rápida búsqueda en internet ha mostrado un DVD con lo mejor de “La Voz Kids”, un juego de mesa o el disco del ganador de la edición. “Master Chef Junior” dispone también de un juego de mesa o numerosos libros de recetas. Como se dice en el artículo, “ a nadie se les escapa que la televisión no tiene fines altruistas”.

El éxito de estas formulas no es casual, “usamos los medios por motivos sociales y psicológicos que están en el origen de esas necesidades que cubrimos con los medios de comunicación”. Usamos los medios para tener una base común y relacionarnos con los demás. El uso de redes sociales como vehículo para comunicarnos con nuestro entorno y con la sociedad ha fomentado la forma de socializar a la población. El sentimiento de pertenencia a un grupo desaparece cuando no se comparten los gustos y costumbres, es por ello que gracias a este tipo de contenidos la audiencia se identifica con este tipo de programas. “ El espectador se siente seguro soñando con aquello que fue y ya no puede ser”.

Otro factor importante en el consumo de estos contenidos es la situación actual del país. El malestar creado en la opinión pública impulsa a la población a consumir contenidos “vacíos” que evitan la reflexión y favorecen la evasión. Su consumo “requiere de muy poco esfuerzo y una reacción mental” son puro entretenimiento. La audiencia elige intencionadamente que contenidos consume, y sus elecciones tienden a responder a un nivel social y cultural. En una época de recesión como la que el país está pasando se producen contenidos que invitan a la esperanza y se apela a la necesidad económica de la población. Es por ello que concursos que venden la idea de conseguir los sueños obtienen altos índices de audiencia.

Los motivos por los que las audiencias eligen contenidos son muchos, con la llegada de las redes sociales el papel activo de las audiencias ha pasado a una nueva dimensión en la que se puede medir a tiempo real el impacto que generan los contenidos. Pero la inclusión de versiones infantiles de productos que ya funcionan responde una vez más a motivos económicos. Y para una muestra no hay más que acudir a los pies de página de las fotografías del artículo a analizar. “Camiseta de Kenzo, Jeans de Armani Junior y botas de charol de Benetton”. En las que se publicita de forma directa productos infantiles.

No es de extrañar teniendo en cuenta que el artículo está inscrito dentro del blog “Smoda” del que podríamos decir que tiene un público mayoritariamente femenino en clara alusión al distinto uso de los medios según el sexo.

Be Sociable, Share!