Trabajo: La publicidad en TVE

Spot 1 Páginas Amarillas, con Tip y Coll

La estrategia seguida para este anuncio es la del humor. Se busca alcanzar a la audiencia a través de los dos famosos humoristas Luis Sánchez Polack y José Luis Coll. Ésta célebre pareja de humoristas realizaban un humor que rozaba lo absurdo, pero muy inteligente, como se puede observar en el anuncio. Éste muestra un aspecto de la sociedad de la época en la que las páginas amarillas era una de las principales fuentes de información comercial. En los escasos 20 segundos que dura el spot introducen varios chistes, y culminan con la broma final en la que hacen alusión a una mona como símil de borrachera.

A través de un estilo desenfadado, dinámico y divertido, consiguen captar la atención y transmitir la idea de que con las páginas amarillas se puede encontrar todo lo que uno busca de forma inmediata.

 

Spot 2 Balay, electrodomésticos muy pensados

La estrategia del anuncio de Balay es la propuesta única de venta. Podemos ver a un hombre con una bata blanca que nos transmite la idea de que es un experto. Situado entre dos lavavajillas, tiene a su derecha uno blanco, con una imagen limpia y moderna. A su izquierda tiene otro con una imagen más antigua. Se encuentra rodeado de micrófonos y se puede escuchar una música de fondo. Cuando abre la compuerta del segundo se descubre un aparato de música portátil. Cuando introduce el aparato de música en el primer electrodoméstico y cierra la puerta la música se deja de escuchar por completo. Mientras lo hace, explica las bondades de los electrodomésticos Balay que se resumen en una propuesta, Balay crea unos electrodomésticos pensados mucho mejor que los de la competencia. En este caso se nos quiere transmitir que los lavavajillas de Balay son silenciosos y los de la competencia ruidosos.

Podríamos situar este anuncio a finales de los 80 cuando la tecnología empezó a modernizarse y no solo se buscaba la utilidad sino que además se buscaba una mayor eficiencia en todos los niveles.

 

 

Spot 3 Con Coca Cola, todo marcha mejor

En este anuncio de Coca Cola podemos apreciar la imagen de marca que la compañía lleva trabajando desde su inicio. No se pretende vender las cualidades físicas del producto, sino que se pretende transmitir la idea de que los momentos de alegría acompañados de una Coca Cola son mejores. Moldea valores y rituales. Asocia la Coca Cola a ilusión y diversión. Es una imagen que ha trascendido hasta la actualidad. Las campañas de Coca Cola se han caracterizado por apelar a las emociones para trabajar esta imagen de marca.

El anuncio no refleja grandes rasgos de la sociedad de la época más allá de una serie de imágenes de unos jóvenes disfrutando de un momento de felicidad en la naturaleza seguidas de una mesa llena de pasteles.

Podemos afirmar que se busca que el espectador asocie el consumo de Coca Cola a momentos de felicidad.

Be Sociable, Share!