Una breve introducción a la Fotografía Digital

Cuando hablamos de fotografía hay algo esencial a tener en cuenta y es que, la fotografía se basa en la captación de la luz y de cómo esta información se convierte en los pixel que constituyen la imagen.

De entre todas las partes que comprenden una Cámara Fotográfica, son tres los conceptos que tendremos en cuenta a la hora de buscar la mejor y correcta exposición de nuestra imagen.

El diafragma (f)

Este mecanismo se encuentra en el objetivo y nos permite manipular su apertura en función de la luz que necesitemos que lo atraviese para llegar al sensor.

F

Cesión de fotonostra.com

El diafragma también afectara a la “profundidad de campo”, pero este concepto lo trataremos más adelante.

La velocidad de obturación (v)

El obturador, es una cortinilla insertada en el cuerpo de la cámara que se abre en el instante en el que presionamos el disparador. Este mecanismo se abrirá dejando pasar la luz a través del diafragma (f) tanto tiempo como nosotros necesitemos.

Cuanta más velocidad utilicemos, menos tiempo permanecerá la cortinilla abierta por lo que, debemos tener en cuenta que podríamos congelar el objeto en movimiento, y a una velocidad más lenta, podríamos captar dicho movimiento en nuestra imagen.

V

A partir de una velocidad de 1/60 se considera apropiado el uso de un trípode debido al movimiento que nuestro propio pulso pueda generar.

La sensibilidad ISO

Cuando la luz entra en contacto con el sensor, este genera electrónicamente los píxeles. Los sensores ya tienen una sensibilidad casi fija, pero aun así puede modificarse y aumentar desde la cámara haciendo que genere la impresión de que le llega más luz. Esta sensibilidad es la ISO.

ISO

Fotografía de Javier Lucas

Debemos tener en cuenta que al aumentar esta sensibilidad, se crean una especie de interferencias en el chip y se crea una imagen de peor calidad con una sensación granulada a la que denominamos ruido. Esto hace que a mayor sensibilidad ISO, se tenga una peor calidad de imagen.

Lo que al fin y al cabo se pretende ajustando y combinando los valores f, v e ISO es obtener la mejor exposición de la luz posible.

Todo esto significa que en función de la velocidad, diafragma o ISO que queramos utilizar, deberemos ajustar los otros dos factores dependiendo de si necesitamos más o menos luz en el momento de la toma.

Cuando una imagen está oscura, se dice que esta está subexpuesta y sobreexpuesta si tiene demasiada luz. Para que la exposición sea la correcta, deberemos fijarnos en que las zonas claras no lleguen a ser una masa blanca falta de información, y de que las zonas oscuras no tengan la misma falta de información pero como una masa negra. Para ello se toma una zona de luz media para la medición de la luz.

Para esta medición, las cámaras incorporan un fotómetro que nos indica si la imagen nos quedaría subexpuesta o sobreexpuesta. Aunque existen también fotómetros de mano que nos indicarían los valores exactos que debemos introducir para esa perfecta exposición.

Otro de los conceptos más importante a la hora de realizar una fotografía es el enfoque, que sirve para conseguir que se vea nítido el plano que elijamos dentro de la imagen. A esa cantidad de planos nítidos de una imagen se le denomina profundidad de campo. Es importante saber, que cuanto más abierto esté el diafragma, menor será la profundidad de campo, es decir, menos planos estará, nítidos o enfocados.

 

Profundidad de Campo

Nos referimos a la distancia que hay entre el objetivo y el sensor de la cámara como Distancia Focal.

Con estos breves conocimientos, estaríamos preparad@s para comenzar a “trastear” con nuestra cámara. Existen muchos factores que podrían mejorar nuestras imágenes como el balance de blancos o las diferentes reglas que nos pueden ayudar a tener una correcta composición de la imagen, pero eso lo veremos en el siguiente apartado.

Be Sociable, Share!