Las encuestas en los medios de comunicación

El diario digital Ikusle publicaba en febrero del pasado año un artículo que hacía referencia a sondeos ocultados por empresas de demoscopia, que vaticinaban que Vox sería la segunda fuerza si se celebrasen elecciones en el momento de la publicación. En general, se encuentran pocas referencias en el texto a informaciones que proceden de fuentes externas al propio medio. En relación con los sondeos a los que alude, un link redirige al usuario a otra noticia del mismo medio, en el que podemos encontrar los resultados de una encuesta sobre la intención de voto de la ciudadanía a los diferentes partidos políticos en las elecciones al parlamento de Europa.Captura de pantalla 2020-02-01 a las 21.27.25

Hay muchas cosas que están mal en los dos artículos: la abundancia de citas a sus propios escritos, que no aparezca la firma de ningún periodista en ninguno de ellos y sostener la veracidad de las informaciones solo con la inclusión de algunos tuits, son algunas de ellas. En el caso que analizamos, además, comprobamos que la encuesta incrustada no incluye la fuente de donde se han obtenido los datos.

Acerca de la muestra, se especifica que son 21.874 personas pero no sabemos nada sobre la metodología de la misma: cómo se ha elaborado la pregunta y sobre todo, cómo se ha recogido la muestra de población. Podemos inferir con facilidad que posiblemente se trate de una encuesta a través de Internet, que conste solo de esa pregunta y que las personas que hayan respondido sean lectores habituales del medio.

Este es un ejemplo de una mala encuesta porque solo aparece una fuente citada en el artículo (“fuentes del Ministerio del Interior español”), y ninguna indicación sobre la procedencia de la encuesta. De hecho, está incluida entre dos párrafos del texto como si no tuviera nada que ver con ellos, no se aporta ninguna referencia ni comentario acerca de la misma. No se explican los datos que contiene ni por qué se ha considerado que es una información que debe incluirse en el texto. Por supuesto, no cuenta con una ficha técnica que informe sobre el peso de la muestra elegida, no hay explicaciones sobre su finalidad ni sobre el margen de error.

En el caso contrario tenemos una encuesta que publica el diario La Razón el 16 de diciembre del 2019, que expone una estimación de voto con fecha de 15 de ese mismo mes, teniendo en cuenta las negociaciones del actual ejecutivo con los partidos independentistas catalanes. De manera correcta, se informa desde el primer párrafo que la encuesta está realizada por NC Report, una empresa especializada en investigaciones, estudios de opinión y de medios de comunicación. Los gráficos, por su parte, están realizados por Electromanía.

Captura de pantalla 2020-02-01 a las 23.35.50

Pese a que encontramos una dificultad en el hecho de no poder ampliar los gráficos que se muestran en la página web, en uno de ellos podemos informarnos sobre la metodología del estudio, la muestra que se ha cogido, el margen de confianza sobre el que se sustenta, así como la fecha de realización de las entrevistas y la distribución de la muestra. Se trata, en este sentido, de una encuesta sustentada, en otras palabras, fiable.

Así, se explica que se realizó a través del teléfono a mil personas y cuyo margen de error se sitúa en el 3,16% con una confianza del 95,5%. Alguno podría pensar que se maneja un margen de error elevado, no obstante, como bien explica Josu Mezo, se trata de un pensamiento que todos hemos experimentado cuando no conocemos cómo funciona el cálculo del margen de error y de la proporción de personas a las que hace referencia. Lo que quiere decir este cálculo es que si repitiéramos muchas veces la encuesta con otras miles de personas, obtendríamos un error del 3,16%, o lo que es lo mismo, que con un 95,5% de confianza, el error en esta muestra no será mayor del 3,16%. Visto así, se entiende que esta mejor, ¿verdad?

Captura de pantalla 2020-02-01 a las 23.43.02

Por eso consideramos que en este caso la encuesta está mejor realizada: la ficha técnica ya es un buen punto a tener en cuenta, pero sobre todo la metodología y el margen de error emitido.

Sin embargo, algo que podría ofrecer más confianza y que no hemos podido verificar es el cuestionario realizado a los individuos que han contestado a la llamada telefónica. Se trata de una parte muy importante de las encuestas, pues hay muchas formas de preguntar, y siempre es aconsejable consultarlo. No es tanto por desconfianza sino por cerciorarnos de que las preguntas que se han elaborado son las correctas, es decir, que no contienen sesgos o están direccionadas a una respuesta específica.

Como conclusión, hemos visto que a la hora de analizar una encuesta en los medios de comunicación es básico contar con una fuente, a poder ser, externa al medio. El segundo pilar de la confianza se centra en el cuestionario realizado: es un punto muy importante del que podemos extraer información sobre si la finalidad del ejercicio está o no libre de intereses ajenos. Asimismo, la ficha técnica es un factor a destacar que debe incluirse, con datos de la metodología utilizada y la información relativa a su realización.

 

Be Sociable, Share!