Periodismo geek: Si no llegaste a aprender lenguas, aplícate con los lenguajes

El profesor de literatura y teórico de la comunicación canadiense Marshall McLuhan vaticinó la llegada a la sociedad de la información en 1964 en la obra Understanding Media (1). En ella afirmó que las mismas herramientas comunicativas creadas por el ser humano son las que a su vez le educan cognitivamente.

Según su tesis, las relaciones y actividades de las sociedades cuya forma de comunicación fue únicamente verbal son diferentes de los de las que, posteriormente, desarrollaron la escritura asociando símbolos y conceptos. De esta manera, el avance de las tecnologías de la comunicación han desarrollado históricamente este modelo: de la imprenta al telégrafo y de las señales de humo a la realidad virtual.

Modelo básico de comunicación

Modelo básico de comunicación. Fuente: wikimedia.org

Medio siglo después, McLuhan no ha dejado de ser estudiado en las facultades de Ciencias de la Información, y su aforismo más conocido – “el medio es el mensaje” – nos recuerda a los profesionales del sector que articularemos mejor nuestros trabajos cuanto más profundamente comprendamos el funcionamiento de las herramientas comunicativas que tenemos a nuestro alcance.

Unidos a estos principios del determinismo tecnológico, en la carrera de Periodismo se estudia la síntesis aditiva y sustractiva del color adquirir competencias audiovisuales, el funcionamiento del objetivo de una cámara para ejercer el fotoperiodismo, la maquetación de páginas para la publicación editorial… Sin embargo, el vertiginoso crecimiento del ecosistema digital de la información parece no haber sido suficientemente integrado en los currículos universitarios.

Este fenómeno, cuanto menos, deja las aptitudes en el entorno online de los periodistas recién licenciados a tan solo unos pocos metros de las de los usuarios, desestimando injustamente el gran potencial que el medio digital ofrece a la profesión.


El año que caímos del (cíber)guindo

A finales de 2010, la plataforma WikiLeaks filtró a la prensa internacional un catálogo de 51.18745 comunicaciones entre el Departamento de Estado estadounidense con sus embajadas por todo el mundo, que fueron abordadas por equipos multidisciplinares formados por periodistas, desarrolladores, visualizadores, arquitectos de red

Su difusión simultánea en cinco importantes cabeceras internacionales motivó un cambio de paradigma en la relación entre las sociedades y el poder, pero también evidenció la necesidad de que los periodistas comenzaran a apoyarse en las técnicas de la computación para acceder, estructurar, proteger y difundir grandes volúmenes de datos (2).

Tras grandes trabajos periodísticos internacionales como la difusión de la mayor filtración de documentos confidenciales sobre el uso de empresas pantalla en paraísos fiscales -conocida como los Panama Papers-  a ningún profesional se le escapa que el uso del método empírico, la Estadística y la Informática se ha revelado como una potente herramienta para el ejercicio del periodismo.

Datos principales filtraciones de la década

Comparación del volumen de información analizada en las filtraciones más importantes de los últimos siete años (abrir en otra ventana para agrandar). Fuente: youtube.com

En palabras de Brant Houston, periodista cofundador de la Global Investigative Journalism Network y la Investigative News Network, “Un periodista que sabe escribir código es capaz de obtener datos de la web mucho más rápida y eficientemente. Desde mi punto de vista, saber programar pertenecerá a bolsa de habilidades secundarias de un periodista, como saber conducir” (3).

Pero utilizar lenguajes de programación no sólo ayuda a detectar información interesante en un site y transportarla a una hoja de cálculo para su análisis. Con los conocimientos suficientes, el periodista será capaz de “descorrer el velo” y comunicarse con los sistemas informáticos sin necesidad de interfaces gráficas, multiplicando las posibilidades de descubrir lo que, a pesar de estar delante de nuestros ojos, somos incapaces de ver.

Y esto es solo un pequeño ejemplo, ya que con un poco de esfuerzo -y una vez superada la severa curva de aprendizaje que implica estudiar programación- es posible:

   · Automatizar tareas repetitivas: Como visitar sites, comprobar si se han actualizado y descargar información para integrarla en una base de datos personal.

   · Verificar fuentes y documentos: A través del estudio de los metadatos podemos comprobar si el documento que hemos conseguido es real, o si la geolocalización de la fuente con la que estamos hablando se corresponde con el lugar donde nos dice estar.

   · Encriptar información:  El cifrado de información nos sirve para proteger nuestras comunicaciones con las fuentes o dificultar el acceso a los datos y documentos que manejamos.

   · Comunicarnos con grandes repositorios de datos: Saber qué hay que preguntar a una API para que nos devuelva determinada información ahorra muchísimo tiempo de búsqueda y cotejo.

   · Filtrar información: El ecosistema digital en el que nos movemos es cada día más amplio y complejo, con un ritmo de publicación de registros y datos de muy diversa naturaleza cada vez más acelerado. En este sentido, crear scripts que nos ayuden a “separar el grano de la paja” ya supone una gran ventaja competitiva dentro de la profesión.

   · Luchar contra la desinformación: En una época en la que los mensajes propagandísiticos se transmiten viralmente, cada vez es más necesario apoyar nuestras informaciones en datos que sean fácilmente verificables y accesibles, y señalar con el dedo las informaciones tendenciosas y sesgadas.

   · Visualizar datos: Aunque en la actualidad disponemos de un gran abanico de aplicaciones que nos permiten visualizar datos gracias al movimiento del software libre, conocer lenguajes de programación nos permite transportar nuestros datos a imágenes explicativas y visualizaciones interactivas de manera completamente autónoma e independiente.

Estas son algunas razones por las que los y las periodistas deben aprender a adquirir conocimientos de programación. Aunque para argumento elocuente, el de la periodista Mar Cabra, jefa de la unidad de datos del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, para la cual tenemos que aprender a programar “si no queremos que nos la den con queso” (4).


Mar Cabra: “La investigación de los Panama Papers no habría existido sin tecnología”

 

Referencias:

(1) Understanding Media. McLuhan, Marshall. 1964. Recuperado de:
http://web.mit.edu/allanmc/www/mcluhan.mediummessage.pdf

(2) A new style of news reporting: Wikileaks and data-driven journalism. Baack, Stefan. 2011. Recuperado de:
http://www.ssoar.info/ssoar/handle/document/40025

(3) ‘The joke is on us if we cannot read data’. Entrevista a Brant Houston por  Priyanka Borpujari. Publicada el 13/04/2017 en The Hindu.
http://www.thehindu.com/news/cities/mumbai/the-joke-is-on-us-if-we-cannot-read-data/article17964463.ece

(4) Entrevista a Mar Cabra. Programa en Big Data y Business Intelligence. Alex Rayón para la Universidad de Deusto. Youtube.com:
https://www.youtube.com/watch?v=K4gmv1YI2yI

 

 

Be Sociable, Share!