Muestra buena, muestra mala: el periodismo y las encuestas

La muestra DEBE representar a la población. Ésta es la premisa básica que guía el estudio de cualquier fenómeno con encuestas, por lo que la forma de seleccionar la muestra es importante al momento de validar los datos y las conclusiones que se obtengan de estos. El riesgo de hacer una encuesta con una muestra incorrecta radica en la posibilidad de asumir aparentes verdades de una población, que en realidad no son verdad; es decir, vivir engañados y ciegos a otras realidades. A continuación, se explican dos ejemplos de encuestas: una incorrecta y otra, correctamente realizada.

ENCUESTA INCORRECTAMENTE REALIZADA: Desde octubre de 2012, algunos medios de comunicación han publicado noticias relacionadas con los bajos índices de hábitos lectores que hay en Ecuador, tomando como referencia una encuesta errónea. Uno de ellos fue el periódico El Tiempo, con la noticia La falta de tiempo impide que los ecuatorianos lean más por placer. ¿La razón? En 2012, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) realizó una encuesta para estudiar los hábitos lectores en el país. Esta encuesta arrojó cifras aparentemente interesantes, como que el 27% de los ecuatorianos no tienen el hábito de leer; de ellos, el casi 56,8% no lo hace porque no tiene interés en hacerlo. A pesar de que el INEC es una institución pública, no atada a intereses de un grupo particular y privado, y con buena reputación (uno de los consejos del British Polling Council para fiarnos de su trabajo), es necesario observar los siguientes detalles sobre la elección de la muestra: en primer lugar, la regla de aleatoriedad está afectada, ya que el estudio se realizó solo a personas mayores de 16 años. Es importante recalcar que, dado que el proceso lecto-escritor empieza formalmente desde los 4 y el acceso a educación es un factor importante, se considera que hubiese sido mejor también incluir a los lectores más jóvenes, de entre 12 y 15 años, que, generalmente, leen mucho por las actividades escolares. Además, en otros países de la región y otros estudios parecidos, conscientes de este factor, se toma en cuenta a este rango de edad.

Por otro lado, la encuesta se realizó por viviendas, 3.960 exactamente, lo que puede implicar una muestra limitada a un grupo disponible. Además, es una muestra de poca cobertura nacional, tomando en cuenta que en 2012 Ecuador contaba con más de 15 millones de personas (15’520.973). Solo se aplicó la encuesta a cinco ciudades a nivel urbano: Quito, Guayaquil, Cuenca, Machala y Ambato, lo cual excluye a muchas otras realidades, no solo en las áreas urbanas, sino también en las rurales, que deberían contar dentro del estudio.

Otro aspecto a analizar es que  las preguntas de la encuesta no indagan qué leen las personas. Se limitan las respuestas a “periódico, libro, internet o medio magnético, revista u otro”, pero no se abre el espectro a otras posibilidades. Por ejemplo, María Paulina Briones, exdirectora del Sistema Nacional de Bibliotecas (Sinab), dijo en una entrevista para el periódico El Telégrafo, en abril de 2018, que hay que tomar en cuenta que muchas personas relacionan el hábito lector con literatura, pero la gente lee muchas otras cosas. En una encuesta parecida hecha en el mismo año 2012, hay personas que dicen que leen facturas y también, libros de cocina. No hay una amplitud en ese aspecto en el estudio realizado por el INEC.

ENCUESTA CORRECTAMENTE REALIZADA: Para este ejemplo, se presenta la noticia de Diario El Norte: “Desempleo en Ecuador disminuyó en el primer semestre de 2018”. Esta noticia surgió con la publicación del INEC de los resultados de la Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo (ENEMDU). El universo estaba conformado por personas de 5 y más años de edad, residentes en los hogares del Ecuador, exceptuando la población que reside en viviendas colectivas, viviendas flotantes y sectores con población indigente. Se considera que es una encuesta correctamente realizada porque en su Documento Metodológico se explica que se hace un muestreo probabilístico en dos etapas: en la primera se selecciona a los conglomerados por estrato y en la segunda se selecciona a siete viviendas ocupadas dentro de cada uno de los conglomerados seleccionados en la primera etapa. Como lo explica el documento (INEC 2018): “con la finalidad de mejorar la precisión y exactitud de las estimaciones provenientes desde la   ENEMDU (la encuesta), a   partir de marzo   2018, se han reconstruido y homogenizado las UPM (las Unidades Primarias de Muestreo, es decir, el conglomerado) con respecto al número de viviendas ocupadas. Esto garantiza una mayor dispersión de la muestra asignada a la encuesta y consecuentemente una mejora de calidad en los datos reportados desde la encuesta”. Además, para calcular la muestra establecieron la característica o características a estimar, el nivel de confianza y la precisión requeridos a través de una fórmula y se asignó a cada UPM la misma probabilidad de ser elegida. Asimismo, con la selección de viviendas, que fue aleatoria. De forma detallada, el documento explica un proceso meticuloso para elegir a los encuestados y se observa que se ha respetado la regla de la aleatoriedad, que es la primera y más importante.

En cuanto al objetivo de la encuesta, éste demuestra un interés público, que es “proveer de información sobre la actividad económica y las fuentes de ingresos de la población” (INEC 2018) y las preguntas han sido diseñadas para responder a ese objetivo (otro de los parámetros de análisis del British Polling Council). Esta encuesta se hace cada año.

REFERENCIAS:

 

 

 

Be Sociable, Share!